jueves, julio 30, 2009

Corbacho dimisión

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, al respecto de lo ocurrido el martes cuando su jefe de comunicación increpó a un periodista de TVE, ha pedido disculpas al informador... pero ha defendido la labor del impresentable Manel Fran y Trenchs, que en un país normal ya debería estar en la cola del paro. Será que el ministro no quiere sumar a otro que le acerque a la cifra de los cinco millones. En todo caso las explicaciones de Corbacho son insuficientes. Y encima se ha permitido un chascarrillo irónico que él al menos debe haber considerado gracioso. A raíz de este fragmento de lo ocurrido:

Redactor: La noticia es ahora mismo. Díaz Ferrán acaba de hablar hace 10 minutos.

Fran: Lo pides antes y te lo gestionamos bien.

Corbacho ha dicho alegremente: "y si quiere una entrevista (el redactor), pues también, pero que llame antes". Pues no tiene ninguna gracia, ni la frase ni que usted siga en su despacho...

El grave incidente ha sido condenado por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM). Refleja "una reprobable ofuscación e inaceptable prepotencia", dice la entidad, que exige una explicación y una disculpa ante el afectado "y también ante la opinión pública, que es la perjudicada por esos modos y semejante talante". La APM critica que cada vez son más frecuentes los desplantes de políticos de todos los partidos a periodistas que "ejercen su profesión y les incomodan".

Parece que aparte del jefe de comunicación, también sobra su jefe, que ha insistido, esta vez en respuesta al Banco de España, que "no hay ninguna reforma laboral" prevista. Genial, seguiremos con fallos estructurales en nuestro modelo económico dependiente del ladrillo y del turismo. Parece que al antiguo alcalde de L'Hospitalet le viene grande la cartera ministerial, y ya son unos cuantos.

Y es que ningún ministro aprueba el último barómetro del CIS. La arpía que lleva el Ministerio de Incultura sigue ocupando el farolillo rojo, seguida de Aído y Corredor, las tres en áreas perfectamente prescindibles como he reiterado muchas veces.

Miguel Sebastián está justo delante de ellas y sube seis décimas, quizá un premio del lobby nuclear por mantener Garoña. El ministro ha insistido esta mañana en su visión de que el caso de la central burgalesa es aislado y no se puede extrapolar al debate energético general. Sigue sin definir cuál es la apuesta en política energética de España. Se le han echado encima todos menos el PSOE, que sigue sosteniendo contra viento y marea que no han vulnerado su programa electoral.

Y como ya dije ayer, yo no hablo de ETA, por no hacerles el juego. Por supuesto, descansen en paz los dos guardias civiles fallecidos.

No hay comentarios: