domingo, enero 23, 2005

F.F. (Fascistas Fanáticos)

Los militantes del PP, menos "satisfechos" que Rajoy

Al grito de "España, unida. jamás será vencida", un numeroso grupo de individuos ha aprovechado la manifestación contra el terrorismo (contra ETA) organizada en Madrid por la AVT (Asociación de Víctimas del Terrorismo) para reivindicar al Partido Popular y atacar al actual Gobierno presidido por el PSOE. Vítores a Acebes, insultos al ministro Jordi Sevilla, contra la portavoz de víctimas del 11-M Pilar Manjón, al Alto Comisionado para las víctimas del 11-M Gregorio Peces Barba, y contra el presidente del Gobierno. Insultos y agresiones, con palos de banderas y puñetazos en las costillas al ministro de Defensa, José Bono, que tuvo que abandonar la concentración de forma apresurada ante el peligro que corría -la Policía abrirá una investigación por si los actos son constitutivos de delito-. Y de remate concentración ante la sede de la Cadena Ser, colapsando la Gran Vía, con dos consignas principales: "No no no, Acebes no mintió" y "Dónde están, no se ven, los cabrones de la SER". Absolutamente intolerable y está clarísimo quiénes son los instigadores y por qué. Han pasado más de diez meses y hay un grupo, los de siempre, que se niegan a reconocer los resultados de las elecciones. Que se niega a aceptar que en democracia se pueden alternar en el poder los gobiernos de distinto signo.

Todo en el mismo día en que se celebraba en San Sebastián el décimo aniversario de Gregorio Ordóñez, con la presencia de José María Aznar que, con un parecido físico cada vez más evidente con cierto dirigente alemán, ha defendido la política antiterrorista de sus gobiernos y ha dicho que no se le puede dar nada a los etarras a cambio de dejar las armas. Cuando ha sido un sólo periódico, y de su cuerda (La 'Rázon', de Ánson) quien ha dicho que el Gobierno estaba teniendo inicios de contacto con ETA, lo que el Gobierno ya ha negado. Flaca memoria del sr. Aznar, porque su Gobierno también negoció con la banda armada. Con gestos como el de la manifestación de Madrid, el reciente pacto Zapatero-Rajoy por el modelo de Estado y contra el Plan Ibarretxe queda en agua de borrajas, y los terroristas se carcajean ante la desunión provocada por los militantes del PP. Da igual que Rajoy saliera "muy satisfecho" de su reunión en Moncloa: está claro que algunos de sus acólitos jamás lo estarán hasta no acabar con el actual Gobierno, que creen ilegítimo e ilegal, y volver a ver a la derecha con el bastón de mando.

A Gregorio Ordóñez, ya que le recordaban hoy, se le caería la cara de vergüenza al ver lo que hacen los de su partido. El presidente de la AVT ha condenado los incidentes, pero él es instigador de lo ocurrido por haber tenido la falta enorme de sensibilidad de hablar de trato de favor hacia las víctimas del 11-M y por tanto discriminatorio hacia la asociación que él preside, cuando fue a la Comisión del 11-M del Congreso. El PP también ha condenado lo ocurrido, faltaría más, pero por dentro unos cuantos estarán con dificultad para contener la alegría. Igual que los componentes de "Basta Ya" y del "Foro de Ermua" que con sus pancartas y consignas violentaron la concentración, inicialmente silenciosa, como debía ser la de hoy en Madrid, que hubo en Getxo (Vizcaya) como repulsa al coche bomba explosionado en dicha localidad. Diferente lugar, hora y día, mismo propósito. Fanatismo e intolerancia. Como mínimo.

No hay comentarios: