lunes, octubre 04, 2010

Los mercaderes del templo y el laico de pacotilla

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha declarado públicamente su condición de laico. Sin embargo, hace unos días la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega se desplazó al Vaticano con un objetivo claro: lograr (más bien mendigar) un encuentro "breve" entre Zapatero y el jefe de la Iglesia Católica, el Papa Benedicto XVI. Lo consiguió: se verán en el aeropuerto de El Prat el 7 de noviembre, en un aparte justo antes de que el jefe de estado del Vaticano coja el avión de regreso, tras su paso por la capital catalana y por Santiago de Compostela. Así lo revelaba la portada de La Vanguardia el 28 de septiembre. A última hora, deprisa y corriendo. Como cuando vas de viaje a un sitio donde conoces a alguien y tratas de quedar con esa persona como sea, aunque sea para un encuentro fugaz el último día.

Encima, para no desagraviar a las altas instancias católicas, el PSOE y el PP han rechazado una propuesta de Ley de Libertad Religiosa de ERC-IU-ICV. Denuncia Joan Ridao (ERC) que la política religiosa del Ejecutivo la marca otro estado, el Vaticano. Desde el Gobierno y el PSOE se han defendido diciendo que "no está abandonada", que "está aplazada" o que "no es una prioridad". Dudo, como se ha dicho, que la idea se retome tras la visita del Papa. Está claro que ante las duras medidas económicas que se están tomando, resultado de una pésima gestión previa de las cuentas públicas por parte del Ejecutivo, las famosas "leyes sociales" de Zapatero han pasado a mejor vida.

Yendo a las visitas en sí, este año hay dos, a Santiago, que costará ya un mínimo de tres millones de euros a las arcas públicas, que todos los gallegos pagarán sean católicos o no, y otra que supondrá al menos otro millón en diversos operativos a Barcelona, existiendo un enorme secretismo por parte de la Generalitat de Catalunya en cuanto al montante total de la visita. La Iglesia asegura que ahorra al Estado 30.000 millones de euros y que las visitas del Papa, lejos de suponer un gasto inadecuado en tiempos de crisis, son rentables. No lo dudo (la Xunta menos), pero que las pague el erario es lo que me tira para atrás. No han contribuido a calmar las aguas, precisamente, las declaraciones del portavoz de la Conferencia Episcopal, Martínez Camino, diciendo que la estancia del Papa en España será un "negocio", no sólo espiritual o ecuménico, sino económico. Jesucristo, el hombre que figura como origen de la religión católica, expulsó, dice el Nuevo Testamento, a los mercaderes y cambistas que ocupaban el principal templo de Jerusalén. Los que han construido, dos mil años después, un poderoso entramado de comercio de almas en torno a su figura, son ahora los nuevos mercaderes. Y no tienen rubor en admitirlo. En Barcelona también ven el negocio. Menos mal que ya he estado allí este año, si no, no quiero imaginar por cuánto me habría salido.

Para colmo, la visita del Papa a Madrid el año que viene para el encuentro mundial de la juventud (o algo así) costará unos 50 millones de euros de presupuesto, ello sin incluir las ayudas, que se desconocen, que facilitarán Ayuntamiento, Comunidad y... Gobierno central. Un tercio de esos 50 "kilos" los aportará la Fundación Madrid Vivo, de la que forman parte, entre otros, el Grupo Prisa, Sogecable, Intereconomía, Vocento, Unidad Editorial, Iberia, FCC, Acciona, Abengoa, Telefónica o el Grupo Santander. Vamos, lo de Sogecable y Prisa... Como para frotarse los ojos si les vemos alguna información negativa al respecto de la visita papal. El diario Público ya anunció el año pasado que el Estado sufragaría la mitad de la visita. El Gobierno afirma que se trata de un evento de interés especial y va a proponer una enmienda a la Ley de Presupuestos de 2010 para que las empresas patrocinadoras del encuentro cuenten con un beneficio fiscal de hasta el 80%. Pues eso, laicos de pacotilla.

Por cierto, elecciones primarias del Partido Socialista de Madrid para decidir su candidatura a las elecciones autonómicas. Tomás Gómez ha vencido a Trinidad "Sonrisas" Jiménez. Que es tanto como decir que han perdido Zapatero, Blanco y Rubalcaba. Si las primarias son tan buenas, como dicen ahora llenándose la boca, ¿por qué son excepción y no norma? Y eso de que aquí no hay ningún derrotado, sino que ganan el partido y la democracia interna... Pues no me creo a quien diga eso, y pienso que lo que pretenden es huir hacia delante. Hay varios derrotados y están claros. Entre ellos los citados y los medios, indicaba en Twitter Pilar Portero, que han hecho campaña por Jiménez con Rubalcaba dictando su línea editorial.

De la Iglesia y la visita del Papa:

Martínez Camino, sobre la pederastia: "Es comprensible que ocurra alguna vez (el arresto de un sacerdote), porque todos somos pecadores y débiles". Y es que en su visita al Vaticano, la vicepresidenta De la Vega fue recibida por Tarcisio Bertone, que vinculó en unas polémicas declaraciones homosexualidad y pedofilia. No esperen que apoye a un Gobierno que consiente en reunirse con personajes como Bertone, Gadafi, Obiang o Kagame. Sobre las palabras del portavoz episcopal opina El Descodificador.

Visita a Barcelona:

La Vanguardia: "¿Cuánto cuesta la visita del Papa?"
El Periódico: "Arzobispado y consistorio no logran pactar la ruta del Pontífice por Barcelona"
El País: "El Vaticano pide que el Papa pase por calles estrechas para que luzca más"

Visita a Santiago:

El País: "El negocio de la visita del Papa" y "El Estado paga la seguridad, los coches y el alojamiento"
El Progreso: "El negocio papal"

Dicho todo lo cual, sigo recomendando visitar las iglesias de Sant Jaume, Sants Just i Pastor, Santa Anna, Santa María del Mar o Santa María del Pi, la Sagrada Familia o la catedral de Santa Eulalia. Lo laico no quita la absoluta admiración por el arte religioso, que en la Ciudad Condal es de una calidad y amplitud difíciles de igualar.

De las primarias en el PSM:

"Arranca el postzapaterismo", por Fernando Garea en El País. En los comentarios, muchas críticas a Zapatero, pero también al columnista por su texto, construido tras una diferencia de votos de sólo el 4%. Vamos, lo que he hecho yo, pero a él le pagan por hacerlo y encima tiene sobre su persona el peso de todo lo que él y sus compañeros han escrito antes sobre el tema, que yo sólo traté dos veces, una el 11 de agosto, y muy brevemente, y otra el 9 del mismo mes , para analizar a la persona de la ministra, su gestión y su elección por parte de Zapatero. Por lo menos yo no pienso volver a hablar de estas primarias. Las portadas de El País y El Mundo ya dirigen sus miras hacia el inquilino de La Moncloa.

No hay comentarios: