viernes, octubre 08, 2010

Chantaje sentimental

Hablar de terrorismo siempre es una cuestión complicada. Sobre todo si no estás de acuerdo con la corriente mayoritaria o si no dices lo que todos esperan oír.

Fuera del ámbito local, se ha dado un hecho que, visto por encima, no tendría mayor importancia. La delegada en Málaga y Granada de la AVT (Asociación de Víctimas del Terrorismo) ha visitado Benalmádena con un propósito muy concreto.

Esta señora, copio textualmente de la nota dada por mi Ayuntamiento, "ha solicitado que en el municipio se nomine una plaza, monumento o espacio público como recuerdo a todas las víctimas del terrorismo. El primer edil benalmadense se ha comprometido a trasladar dicha acción a todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Benalmádena, para que mediante el consenso se pueda llegar al acuerdo por unanimidad, para poder llevar a cabo una iniciativa que simbolizaría la solidaridad del municipio con todas las personas que han sufrido los estragos de esta lacra de la sociedad". Enlace a la noticia.

La carta en la que se solicita esta acción continúa exponiendo que la "mejor forma de inmortalizar al millar de personas que han fallecido en España de manos del terrorismo, es la de tener un monumento en un municipio del que eran natales algunas de las víctimas, y en el que viven sus familiares y amigos".

Yo ahora mismo no consigo recordar si alguien nacido o residente en Benalmádena ha sufrido en su piel un atentado terrorista. Sí que hemos sufrido la habitual campaña de verano de ETA, hace un par de años, con algún artefacto de escasa potencia colocado en la playa, para amedrentar al turismo, y que, por situarse en el límite entre ambos municipios, algunos medios ubicaron erróneamente en Torremolinos.

En Fuengirola hay un monumento de recuerdo a las víctimas del terrorismo, en la Avenida de los Boliches. Fue inaugurado por Esperanza Oña y Manuel Chaves a finales de 2008.

Pero el tema sobre el que quiero incidir es en el chantaje emocional que aquí ejerce la AVT (aunque ya no esté presidida por aquel señor de apellido Alcaraz).

Y es que, cuando el alcalde lleve este tema a la comisión de trabajo correspondiente, ¿qué concejal o qué grupo se atreverá, no ya a votar en contra, sino siquiera a abstenerse en esta delicada cuestión? Cuando se lleva un asunto a pleno, la secretaria lee en voz alta los votos que ha emitido cada concejal al respecto en la comisión previa. Nadie querría quedar retratado en público como un insolidario, o peor, como un traidor a la memoria de las víctimas.

De ahí que quepa hablar de chantaje emocional.

Pero, ¿de qué servirá ese espacio público dedicado, o quién se acordará de lo que significa, cuando dentro de, quién sabe, diez, quince años, espero que antes, ya no haya terrorismo de ETA en nuestro país? Porque, no nos engañemos, esto no es por las víctimas del Grapo, ni las del Gal, ni las del 11-M (salvo que se acabe demostrando otra autoría, en lo que algunos llevan seis años empeñados en demostrar). No. Cuando esta gente dice "víctimas del terrorismo" quiere decir "víctimas de ETA". Así que, cuando un día ETA desaparezca, porque desaparecerá... ¿Todo esto para qué sirve? ¿Hay equivalentes en otros países, léase EEUU, Reino Unido, donde se pongan espacios de recuerdo a todas las víctimas de cualquier tipo de atentado terrorista? Seguro que lo habrá, pero, ¿con una asociación detrás intentando ubicar una dedicatoria en cada lugar del país, aunque éste hubiera sufrido un atentado sin consecuencias trágicas? ¿Es admisible semejante ejercicio de presión? Porque sí, la AVT es más que una asociación de víctimas. Es un 'lobby', un grupo de presión. Que ha intentado conducir la política antiterrorista del gobierno. Como los padres de menores o jóvenes asesinados han intentado igualmente, dejándose arrastrar en aras del espectáculo a los programas de telebasura, creyendo que hacían lo correcto y no viendo o no queriendo ver que a los conductores de esos espacios no les importaba su sincero dolor, sino las lágrimas y la rabia en directo, y las cifras de audiencia que pudieran conseguir a su costa.

Menos mal que no soy concejal, porque me abstendría en esa votación. El alcalde y la AVT no tendrían jamás mi consenso para algo que no creo que busque realmente honrar a las víctimas, que quizá también, sino sobre todo dejar clara la capacidad de influencia de la AVT. Ha perdido mucha sin Alcaraz y una vez que ya han pasado varios años del 11-M, pero sigue queriendo demostrar que está ahí. Por supuesto, siento pena por los familiares que han perdido a sus seres queridos. Pero lo que no me parece bien es tratar de escudarse en ese dolor y en esas víctimas para obtener algún tipo de rédito. El dolor es una cosa, pero hacer una utilización del mismo es otra muy diferente. Hay quien incluso ha comerciado con ese sentimiento.

Ya, ya sé que no es de las entradas más amables que he escrito. "Sobre todo si no estás de acuerdo con la corriente mayoritaria o si no dices lo que todos esperan oír". La que hice sobre los "padres espectáculo" tampoco se quedó atrás. Tengo otros temas en cartera, como una tropelía que se va a cometer a cuenta de la visita del Papa, pero ya los trataré.

1 comentario:

RGAlmazán dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dices, Jorge. Si lo que quisieran fuera recordar a todas, repito "a todas" las victimas, que no es el caso, lo apoyaría.

Salud y República