viernes, septiembre 11, 2009

Un poco de actualidad

De la corrupción, la política, la economía y esas cosas... Zapatero ha tenido que admitir que subirán los impuestos indirectos (IVA, tabaco, alcohol, gasolina), y no lo ha dicho en España -ignorando al Congreso-, sino en Italia, donde Berlusconi ha estado faltón y machista como nunca y nuestro presidente y los ministros que llevaba (entre los cuales dos ministras) no han tenido los bemoles de plantar el puño encima de la mesa y largarse de allí. Intentando disculparse por aquello del "Gobierno rosa" que dijo el año pasado ha soltado más burradas todavía, como: "siendo ésta la patria de Casanova y los playboys, ¿cómo iba a hablar mal de las mujeres?", o "La mujer es el mayor regalo de Dios al hombre" (sic). ¿Tanto valen los acuerdos con Italia como que haya que aguantar impasible a este individuo? Zapatero tampoco se ha dignado a defender al corresponsal de El País mientras estaba siendo objeto de las descalificaciones de "Il Cavaliere".

El mercado laboral, a otra cosa mariposa, ¿Zapatero no quiere hacer reformas por miedo a una huelga general? Lo de la subida de impuestos le está dejando con el trasero al aire: en el debate del miércoles dio muchas cifras, pero en cuanto Rajoy dijo que la subida alrededor del 1,5% del PIB eran 15.000 millones, esa cifra fue la que quedó en el imaginario colectivo y de los medios: ZP perdió esa batalla. Hasta tal punto que los editoriales tanto de El País (más blando) y ABC (más duro), tradicionalmente antagónicos, coinciden en criticar al presidente. Ah, y el de El Mundo, claro. Esta vez no ha funcionado la chistera. O aquello de señalar a la luna para que mires el dedo. Subiendo los impuestos indirectos logrará lo que pronosticaba Rajoy: bajará el consumo cuando lo que habría que hacer es estimularlo.

ABC: "Cuando la previsión es que la tasa de paro alcance el 20 por ciento y el déficit, el 12 por ciento, es una temeridad que el jefe del Ejecutivo persista en hacer de portavoz de primicias falsas. La situación del paro y de las cuentas públicas es de extrema gravedad, pero el Gobierno quiere gobernar otra realidad distinta y así se explica que los resultados de su gestión se resuman en un fracaso sin paliativos" (...) "El presidente del Gobierno no concretó siquiera de dónde van a salir los 15.000 millones de euros en los que se ha cifrado la subida de impuestos" (...) "No es extraño que ayer, en el Congreso, Rodríguez Zapatero no recogiera apoyos explícitos de ningún grupo parlamentario. No tiene política económica reconocible".

El País: "una parte de la izquierda parece dispuesta a pactar la subida de impuestos (que no es tan moderada como proclama Zapatero) con el Gobierno" (...) "Eso y que todos los grupos políticos acusan al Gobierno de practicar una política económica improvisada, algo en lo que no les falta razón" (...) "Y Zapatero sigue sin distinguir bien entre una política económica anticrisis y las decisiones encaminadas a cambiar el patrón de crecimiento" (...) " La culpa es de ambos líderes (ZP y Rajoy). Pero quien gobierna es Zapatero. Suya es la responsabilidad de cómo van las cosas".

El Mundo: "Zapatero decepcionó ayer a todos los grupos parlamentarios y no logró cosechar ningún apoyo" (...) "El presidente del Gobierno no logró tampoco entusiasmar a ningún grupo parlamentario con sus explicaciones sobre la ley de Economía Sostenible, de la que se limitó a explicar su filosofía sin anunciar iniciativas concretas ni cuantificar su coste" (...) "dijo una serie de banalidades que corroboran que estamos ante un proyecto sin contenido, con fines exclusivamente propagandísticos".

Muy interesante la pequeña pieza de Antonio Gala, "Consejos cariñosos 1".

Una vez más, Público es el más blando con el Ejecutivo: sólo se puede destacar el artículo del economista J.F. Martín Seco, miembro de su Consejo Editorial: "15.000 millones de impuestos".

Mal trago para Leire Pajín: su madre ha apoyado la moción de censura en el Ayuntamiento de Benidorm y tendrá que dejar el PSOE (la madre, no la hija, lástima).

Novedades judiciales en los casos Gürtel (un cierre y una desaparición) y Palma Arena, así como en un posible cambio de criterio de la Audiencia Nacional: perseguir a los neonazis con la calificación de terroristas. Pero mientras, la Falange podrá manifestarse en Arenys de Munt y, ¿quién está detrás de Manos Limpias, el pseudosindicato ultra que ha logrado encausar a Garzón? Según parece, un tipo poco recomendable.

No hay comentarios: