domingo, septiembre 06, 2009

La doble moral de El País

Lo más polémico de la semana son las imágenes del diario El País mostrando escenas explícitas de sexo practicado en pleno centro turístico barcelonés, el Mercado de la Boqueria, por clientes y prostitutas. ¿Amarillismo, morbo, sensacionalismo o acaso denuncia? Porque después de su aparición los gobernantes sí se han puesto las pilas y desplegado a la policía. Muchos lectores se han quejado a la Defensora del Lector del periódico en cuestión a causa del reportaje, tema al que dedica su artículo de este domingo. Pero en todo el texto no hay una sola mención a los anuncios de contactos, es decir, prostitución, que publica el mismo periódico que hace esta denuncia de la situación de Barcelona. Doble moral. No es la primera vez que la Defensora se mete en camisas de once varas a cuenta de este doble rasero, ya le pasó cuando hicieron una serie de reportajes sobre redes de explotación sexual en España.

La escritora Maruja Torres, columnista habitual de El País, dedicó su artículo en la última del periódico a este mismo asunto, un par de días más tarde. Torres se escandaliza e incluso hace una crítica velada (demasiado) al reportaje. Pero Maruja Torres, aparte de usar este mismo texto para meterse de forma injustificada con Madrid, también cae en la famosa doble moral, ya que según resalta Periodista Digital, la escritora barcelonesa tampoco dice nada de los anuncios de prostitución de su periódico, donde ella escribe.

Hasta donde yo sé, sólo Público y 20 minutos tienen vedados anuncios de prostitución y contactos. Lo malo de El País aquí es el hecho de denunciar algo y al mismo tiempo fomentarlo, y luego hacer como si nada cuando los hechos te dejan en evidencia.

No hay comentarios: