jueves, septiembre 10, 2009

Explayándome

"Bajar los impuestos a las rentas del trabajo es de izquierdas": José Luis Rodríguez Zapatero, el 3 de septiembre de 2005 ante el Comité Federal del PSOE. Fuente: la propia web del PSOE, para que no haya lugar a dudas.

Hoy, El País: Zapatero subirá los impuestos para recaudar 15.000 millones más

Hoy, El Mundo: Zapatero subirá de golpe la presión fiscal un 5%

Soitu: Cómo 15.000 millones de euros arruinan el discurso de ZP

¿Por qué nuestros ministros son tan mediocres, tan difícil era elegir gente válida? Eso se pregunta uno de los comentarios de esta noticia y yo tengo una explicación: Zapatero ha buscado rodearse de gente más incapaz de él para parecer más listo de lo que realmente es, no le dejasen en evidencia y para que no le eclipsaran mediáticamente. No ha buscado el Gobierno de los más capaces sino el de aquellos que no abrieran mucho la boca y le bailaran el agua. Se ve aún más claro en este gabinete que en el anterior.

Zapatero, este miércoles: "la recuperación no será vigorosa si no logramos reactivar el sector inmobiliario". ¿No decía que el ladrillo y la burbuja inmobiliaria tenían la culpa de todo? ¿Dónde está el "cambio de modelo productivo"?

Y ahora, foto de El Mundo al margen, me voy a meter con el acto del PSOE en Rodiezmo. ¿Por qué? Porque en ese acto Zapatero atacó a los empresarios, además de ser un acto sindical de UGT. Es el presidente del Gobierno de todos y en el diálogo social no puede tomar partido por nadie. Si echa a la CEOE de la mesa de negociación y luego va a un acto a ponerse del lado de uno de los sindicatos y encima despotrica contra los empresarios -que, quitando a la Administración, son los generadores de empleo en un país-, tomando partido cuando debiera ser más neutral o al menos parecerlo, el señor presidente puede quedar deslegitimado como un interlocutor válido. Desde luego ahora no le faltarían razones a la CEOE para lanzarle esa acusación.

Y otra cosa: Zapatero debe ser más inclusivo. Desde el Gobierno se ha dicho que la CEOE sólo representa a las grandes empresas, por tanto ni a Pymes ni a autónomos. Pues bien, ni la UGT ni CCOO, que reciben sus buenas subvenciones desde la Administración, están solos. Aunque lo pueda parecer, no son los únicos sindicatos de España. También están CSI-CSIF, USO, CGT o Satse (el Sindicato de Enfermería), que a mí me suenen, y nunca se habla de ellos -vacío mediático- ni hay noticia de que ningún gobierno de España les haya incluido nunca en las negociaciones por los llamados pactos sociales. También están el Sindicato de Pilotos (Sepla), pero como se dice, se habla, se comenta. que son unos pudientes privilegiados, sólo nos acordamos de ellos cuando hacen huelga en plena temporada alta de vacaciones. Como de los controladores aéreos.

El Ministerio de Defensa quiere mandar 220 militares más a Afganistán, con riesgo mayor dado el evidente fraude detectado en sus comicios. En cambio se niega a atender la petición de nuestros buques atuneros de llevar militares a bordo, tras sufrir el tercer ataque de piratas en esta semana. La ministra se ha limitado a pedirles que faenen más juntos unos de otros.

Y más, en función de uno de los titulares de este jueves en El País que a mí al menos me parece gravísimo, sobre todo después de que los organismos internacionales hayan advertido de nuestro retroceso en educación y competitividad: El Ejecutivo planea un recorte del 37% en las ayudas a la investigación. Si es así, nos irá mucho peor en ambos aspectos y no saldremos del agujero.

Por desgracia, el profesor del CSIC (Centro Superior de Investigaciones Científicas) Javier López Facal ya se olía la tostada de esa reducción de presupuesto en las ayudas a la investigación, y en un artículo publicado en El País el lunes ya se ponía la venda antes de la herida. Cabe decir, sintiéndolo mucho, que tenía sobrados motivos para estar preocupado, y la noticia que hoy adelanta el rotativo donde escribió la pieza le da la razón tres días después.

En el texto de opinión, titulado Los presupuestos de I+D: 'Deteriora sequor' ('hago lo que es peor'), López Facal decía y dice: "la inminente presentación de los Presupuestos Generales del Estado que, en materia de I+D, presentan unos augurios negrísimos" (...) "estoy casi seguro de que el presidente de Gobierno está íntimamente convencido de que las mejores inversiones públicas son las que se orientan a la economía sostenible y a fomentar las políticas de innovación, pero por alguna razón inexplicable, él sigue gastando en ladrillo, a través de los planes E y de otras prioridades inversoras" (...) "la actual presidencia de la UE, que recae en Suecia, ha fijado como una de sus prioridades, las políticas de investigación que fomenten la innovación ("pro-innovation research policies") y el desarrollo del "Espacio europeo de investigación" (ERA) de la agenda de Lisboa" (...) "Sería una lástima que un gobierno progresista de un país importante de la Unión, como España, no pudiese continuar la senda a la que ha vuelto Suecia, por el simple hecho de que nuestro presidente haya renunciado a las prioridades e ideales de su primera legislatura" (...) "no creo que el señor Zapatero encuentre tan irresistible la economía del ladrillo y del parcheo como para darle una puñalada presupuestaria por la espalda al gasto en I+D" (...) "No somos pocos los científicos españoles que estamos estos días en una situación de desánimo preventivo, a la espera de que se cumplan los peores augurios cuando se presenten los presupuestos de I+D. Presidente, por favor, disipe nuestros temores y demuéstrenos que somos unos mal pensados".

En el texto también indica que Zapatero, cumpliendo lo que dijo en la sede del CSIC cuando aún era candidato en 2004, duplicó el gasto en I+D entre 2004 y 2008, pero ahora, cuando este sector podría ser clave para el cambio de modelo y para sacarnos de la crisis, el temor expresado en el artículo es que con ocasión de los próximos Presupuestos el presidente les de la espalda. Tristemente parece que el pésimo vaticinio fue correcto.

Si hacemos caso a lo que publica El País (recordemos: El Ejecutivo planea un recorte del 37% en las ayudas a la investigación), los temores de nuestros científicos, lejos de disiparse, se confirman, y de malpensados, nada. Otro colectivo pues que se bajará del barco de fantasías y humo ofrecido por Zapatero. Luego querremos evitar la fuga de cerebros. Para colmo, según desvela Público, las carreras de Física, Química y Matemáticas han perdido un 30% de alumnos desde 1997. ¡Qué raro, con lo bien que se trata a los científicos y a los becarios de investigación en este país, verdad...? Y con el recorte, más alumnos que perderán. Así nos va.

No hay comentarios: