miércoles, junio 02, 2010

Zapatero, ese lastre

Las últimas encuestas son claras. Una en La Razón, otra dividida en dos partes en El Mundo y otra en El Periódico, que tras el cambio en su página web es imposible de encontrar pero de la que aun pueden ustedes consultar la horquilla en Kabila. En todos los casos no hay tanto una subida del PP, pues su masa electoral es fiel y estable, sino más bien un descalabro del PSOE. La primera parte de la de El Mundo indica que el Partido Popular obtendría el 45,6% de los votos frente a un 35,1% del Partido Socialista. La de La Razón señala un 44,97% para los populares y un 35,97% para los socialistas. Un dato bastante demoledor es que, según este sondeo, el 78,5% de los que indican que se abstendrán eran en 2008 votantes del PSOE. La vieja máxima del votante socialista de toda la vida de quedarse en casa con tal de no darle el voto a otro. Ni siquiera a IU, que pese a ello recibiría cierto trasvase de votos hasta cuadriplicar su actual representación. El sondeo de El Periódico le otorga al PP un 42% de los sufragios, misma cifra que en diciembre de 2009, y al PSOE el 34% cuando partía de un 36,5% en el anterior. Si nos fijamos en la encuesta, el PP no ha ganado votos desde el barómetro que realizó el mismo periódico en diciembre, se mantiene en el 42%, mientras que el PSOE ha bajado desde diciembre del 38,5 al 34%. Esto ha supuesto que, como dice D. Rafael García Almazán, "de unos estimados 165 diputados que el PP podía haber conseguido hace cinco meses, haya ganado diez diputados sin subir una décima". Pero el dato último es descorazonador para las huestes socialistas: la segunda parte de la encuesta de Sigma 2 para El Mundo le da la mayoría al PP en cámaras autonómicas de actual o habitual dominio del PSOE, como son Asturias, Baleares (donde desaparecería ese ejemplo de mangoneo llamado Unió Mallorquina), Cantabria (donde el PSOE apoya a los regionalistas en coalición), Castilla-La Mancha y Extremadura, destacando estas dos últimas que, desde su acceso a la autonomía, sólo han conocido gobiernos del PSOE hasta la fecha. En Andalucía, aunque no salga aquí porque tuvo elecciones regionales en 2008, el PP está cada vez más cerca del PSOE, pese al posible agotamiento de la imagen de Javier Arenas, mientras que en Cataluña, según un sondeo aparecido hace un par de semanas en La Vanguardia, CiU roza la mayoría absoluta y gobernaría seguro si se apoya en el PP. Hace algunas semanas un cargo del PSC, que sería después desautorizado por Montilla, llegó a sugerir que igual no era buena idea que Rodríguez Zapatero apareciera por la campaña de las elecciones catalanas, que tendrán lugar este otoño. De todos modos las tienen casi perdidas, salvo milagro. Y la alcaldía de Barcelona ni te cuento.

En otras etapas de esta treintena de años democráticos, las crisis del gobierno central nunca han afectado a los feudos autonómicos. A Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura, las tres que siempre han sido del PSOE, por ejemplo, no les afectó lo más mínimo la ola de corrupción que minó al gobierno presidido por Felipe González. Ahora, quizá por la crisis económica, lo que ocurre en Moncloa sí está lastrando y contagiando al hasta ahora inamovible voto del PSOE en otras parcelas de poder. ¿Es la crisis económica o es que el más que errático rumbo de las decisiones de Rodríguez Zapatero está perjudicando a su partido? ¿O es, como he leído, que la labor de Leire Pajín al frente de la secretaría de organización es nefasta y muy discutida, y eso también les está afectando? Leire, sectaria y pelota al máximo, como dice JR Mora, ha soltado otra de sus perlas: que la historia reconocerá a Zapatero. Puede, pero veremos en calidad de qué. Sea como fuere, el PSOE se está hundiendo solo, y el PP, con corrupción y todo, ahí está, a verlas venir. Como dice Javier Pérez de Albéniz, "Hay que saber decir adiós. Marcharse con la cabeza alta, por la puerta principal, sin que te empujen de mala manera hacia la salida de emergencia, debería ser la meta de todos. Una retirada honrosa, una muerte digna". Lo decía de la serie "Perdidos" (Lost) pero lo hila con la situación de Zapatero: "Parece difícil arreglar en un cuarto de hora lo que no han podido solucionar en años, ¿verdad? Y si no que se lo digan a Zapatero, cadáver político que se concede a si mismo 90 días de plazo "para zanjar el cambio que decidirá la legislatura", como se decía en El País el domingo en un artículo firmado por Luis R. Aizpeolea, periodista de cámara del PSOE en el rotativo de Prisa.

Y penoso, muy penoso, lamentable a más no poder, ha estado Rodríguez Zapatero este martes en el acto de entrega de la medalla de oro al mérito deportivo a la montañista Edurne Pasaban. Ha comparado las adversidades políticas con las de la montaña lanzando un mensaje propagandístico que me ha resultado del todo intolerable por el hecho de llevarlo a cabo en un acto que en principio debía estar alejado de la lucha partidista. Éstas han sido las palabras de Zapatero: "El valor (de los récords) es mostrarnos que los límites, que las circunstancias adversas pueden superarse. Significan esperanza, porque entregan el mensaje de que siempre hay otra oportunidad si los actos se acompañan de tesón y compromiso", que claramente parecía estar pensando en los obstáculos que ha encontrado su plan de recortes sociales y el difícil calendario que tiene por delante con la aprobación de los Presupuestos. Ha añadido que "cuantas más duras parecen las cosas, más fortaleza parece nacer en nosotros". Es evidente que se refiere a sí mismo, a su gobierno y a su partido. Un mensaje subliminal nada subliminal porque lo ha captado todo cristo, como quien dice. Tristísimo. Añado: asqueroso, vomitivo, detestable. Ni el momento ni el lugar. Este hombre ha perdido el norte y ya no distingue o no quiere distinguir que cada cosa tiene su momento y lugar, y éste no era el caso de una soflama partidista. Ver también en la web de RTVE (con vídeo de la declaración completa) y en la de la Cadena Cope. No habla para elogiar a Pasaban, sino que se compara con ella. Eso es muy injusto, porque Pasaban ha sufrido mil veces más que Zapatero para lograr sus objetivos. El presidente sólo ha tenido algo de baraka que esperemos le acabe abandonando.

Acabando con el tema estrella, por desgracia, de estos dos días. Tras las presiones, Israel deportará a los 600 activistas propalestinos detenidos, se quita el problema de encima como era el de considerar como inmigrantes ilegales a gente que llegó a Israel a punta de pistola, obligados por las autoridades hebreas, y apresados en aguas internacionales. Incluyendo a los tres españoles, uno de los cuales, Laura Arau, ya había firmado la orden de deportación, que por lo visto incluye la premisa de que si la firmas ya no puedes apelar judicialmente. Vamos a ver si hay alguna denuncia ante la Audiencia Nacional por el hecho de que la justicia universal sí se puede aplicar cuando hay españoles perjudicados en el extranjero. Netanyahu ha dicho que se seguirán comportando igual "para defender Gaza" y que irán a por el barco que falta, el Rachel Corrie, que debe su nombre a una activista estadounidense muerta tras arrollarla un bulldozer israelí en Gaza en 2003. Algunos sitios: El minotauro anda suelto (Olga Rodríguez, entradas del 1 y el 2 de junio), Fronteras Movedizas (Enric González, y por cierto no dejen de leer sus crónicas de lo ocurrido), El faro de Oriente (Mónica G. Prieto, entradas a partir del sábado 29), Radiocable y dentro el blog de Fernando Berlín, el blog de Ignacio Escolar (Tu ojo golpea mi puño y El eterno lamento, el martes y el miércoles en Público) y el artículo de Isaac Rosa en Público. Y claro, de condenar y sancionar a Israel, o aislarla política o comercialmente, parece que nada de nada. Veremos si al menos el cambio generacional cambia algo en EEUU, como apuntan varios articulistas reseñados por Fernando Berlín.

No hay comentarios: