viernes, mayo 21, 2010

Gasto militar

Ya comenté unas entradas atrás que una de las posibilidades que algunos economistas estaban barajando para poder reducir el déficit era la de rebajar el gasto militar. Los dos principales periódicos han olvidado esta posibilidad, de hecho ni la contemplan, y cargan todas sus esperanzas en un aumento de la tributación de las Sicav, cuyos beneficios tributan al 1%, a partir de la volatil idea del Gobierno de "ir a por los ricos". Vemos por ejemplo un artículo de El Mundo que se pregunta "¿Qué impuestos puede subir el Gobierno?". IRPF, Patrimonio, Sicav, sucesiones, impuestos especiales... Nada de reducir el gasto militar. Por supuesto, de tocarle el bolsillo a la Iglesia Católica, nada tampoco. El País insiste en las mismas recetas en uno de sus artículos: creación de un nuevo tipo del IRPF, rentas del ahorro (intereses de cuentas y depósitos, seguros, plusvalías...), recuperar el impuesto de patrimonio y las Sicav. ¿Que si se sube la tributación a las Sicav el dinero se irá a los paraísos fiscales? Bueno, pues Zapatero también dijo, como todos los líderes que se reunieron para arreglar la crisis, que se iba a luchar contra ellos, y nada nuevo bajo el sol. Para saber algo más de estos paraísos monetarios pueden leer una reciente pieza de Alberto Garzón para Attac España.

Frente a los 15.000 millones de euros que se obtendrán de los planes de ahorro, el gasto militar presupuestado para 2010 es de 18.000 millones, según el informe del Centre Delàs de Justicia y Pau, un 9% de los presupuestos generales del Estado (PGE). Otros métodos de contabilizar el gasto militar, como el de AA-MOC, incluyen los gastos de control social, con lo que el total asciende a 23.000 millones y un 12% de los PGE (Diagonal Aragón). Mientras, un estudio del Instituto de Política Familiar con datos de Eurostat y del Instituto Nacional de Estadística coloca a España en el último lugar de la clasificación de la Unión Europea en políticas de apoyo a las familias (20 Minutos).

Tenemos por ejemplo el avión militar de transporte Airbus A400M. Los países involucrados en el consorcio EADS se comprometieron a adquirir 180 unidades de este aparato cuya financiación estaba en el filo de la navaja hasta hace muy poco. Y eso que el fabricante les dijo que cubriría los sobrecostes del precio fijado en 20.000 millones. Los costes ya se dispararon en abril en un 26 por ciento (unos 5.200 millones de euros). El resultado: los países participantes, entre ellos España, incrementarán el precio del contrato en 2.000 millones de euros y entregarán a EADS 1.500 millones de euros a cambio de participación en futuras ventas de exportación del avión (Alberto Maya Restrepo, 26 de abril). El consorcio EADS lamentó hace escasos días, por boca de su director financiero, que las negociaciones para el contrato final de su programa militar A400M se desarrollan de un modo más lento del que la compañía desearía (Diario de Sevilla).

El país que ha sufrido los más duros ajustes obligado por la UE y el FMI, Grecia, no ha contabilizado durante años gastos en equipamiento militar (además de sobreestimar ingresos procedentes de impuestos, ocultar gastos sanitarios y contabilizar subvenciones europeas e empresas privadas como ingresos públicos), indica Diagonal. Desde la entrada en funcionamiento del euro Greccia no ha contabilizado en los presupuestos anuales varios gastos de carácter militar. En 2001, por ejemplo, Grecia no contabilizó, según Eurostat, gastos militares por valor de 1.600 millones de euros. El 31 % de su arsenal lo compra de Alemania, el 24% de Estados Unidos, el 24% de Francia y el resto de otros países. Es decir, Grecia compra más de la mitad de su armamento a Alemania y Francia, que son quienes ahora le exigen un duro plan de ajuste presupuestario. Las últimas compras, cuatro submarinos y 30 Eurofighter de origen alemán y seis fragatas de fabricación francesa (BBC y El País).

El ministro de Defensa heleno dijo en 2009 que sus gastos en la compra de material bélico pasarán de 3.160 millones de euros en 2009 a 2.720 millones de euros en 2010, después de lo cual se aplicará un recorte radical: hasta 350 millones de euros en 2011 y hasta 85 millones de euros en 2012 (Insumisia).

De España se añade el hecho de que desde 1997, el Ministerio de Industria ha concedido créditos para Investigación y Desarrollo a empresas militares. El valor de los préstamos otorgados hasta la actualidad suma 14.000 millones de euros, de los cuales no se ha devuelto ni un 1%. De este modo, el Gobierno ha ido concediendo ayudas encubiertas a la industria armamentística (Centre Delas).

Y para una misión militar que se podía justificar, la de ayuda a Haití, pues resulta que ya han vuelto, a los cuatro meses. ¿Porque la misión se ha completado o por recortar gastos? Según el texto citado al principio, de las propuestas hechas a Público por varios economistas, retirando las tropas de Afganistán, Líbano y Somalia y eliminando la inversión en I+D de la industria militar prevista para 2010 se lograría el mismo efecto sobre los presupuestos públicos que congelando las pensiones. Arcadi Oliveres, profesor de Economía Aplicada de la UAB, sugiere que se incluya en el recorte el gasto pendiente del avión de combate Eurofighter (preveía 10.795 millones hasta 2024) y lo pendiente de los 1.353 millones para 24 helicópteros de combate Tigre. Un importante recorte que aquí nadie de las altas esferas baraja ni de lejos.

No hay comentarios: