martes, mayo 18, 2010

Bandos en Facebook

Los bandos enfrentados no sólo surgen en la vida real, sino también en la virtual o cibernética. En el caso que voy a comentar a favor y en contra de dos periodistas. Por un lado tenemos lo ocurrido en las horas previas a que el Club Atlético de Madrid disputara la final de la Europa League (antigua UEFA) en Hamburgo, cuando el presentador de Deportes Cuatro, allí desplazado para de igual modo transmitir el partido para la Cadena Ser, Manolo Lama, se supone que queriendo ser solidario, o eso dicen él y su cadena, les dice a los seguidores rojiblancos allí reunidos que le den dinero a un mendigo que anda por allí cerca. Es incomprensible que un periodista con tantos años a la espalda como éste aún no sepa calcular o ver venir algo como el comportamiento de la masa o de la turba, en este caso de la gente que tenía alrededor. Las personas individuales dejan de razonar y de comportarse como tales cuando están en grupo. Lo hemos vuelto a ver en la madrugada del domingo al lunes con los que causaron destrozos en Barcelona al celebrar el título de Liga [por cierto, muy irresponsables a mi juicio los periodistas que lo califican de "hechos aislados" o "minoritarios" hechos "por unos pocos que no representan a los seguidores del Barcelona"; el vandalismo escudado en la masa es un delito contra toda la sociedad, lo hagan 100 o 50, y restarle gravedad a lo ocurrido no es la mejor idea].

De modo que Lama no puede prever el comportamiento de la masa. Haber estudiado más o haber recordado lo que él mismo debe haber visto cientos de veces en los campos a donde va cuando la gente se pone a insultar al árbitro o a tirar cosas al campo de juego: aquello es masa, es turba, no son personas, no piensan de forma individual. Como han resaltado diversas organizaciones de carácter social y humanitario, aquello fue una humillación pública y denigrante contra un hombre, aprovechando su condición de mendigo y que al desconocer el idioma no sabía lo que pasaba a su alrededor. Pero aún así, este indigente ha declarado que se sintió "herido y realmente molesto", de modo que sí, fue una humillación, aunque Lama no lo percibiera de ese modo. ¿Por qué no lo percibió? La psicosociología es clara: porque se vio contagiado de algunas características de la masa que le rodeaba.

Y no me lo invento. Leo en "Psicología Social", Ed. Pirámide, Gómez Jacinto y Canto Ortiz, coordinadores, Madrid, 1997, en su capítulo 17, "Masas, emergencias y desastres colectivos":

"La masa es una aglomeración de seres humanos que tiene entre sus características la impulsividad, la inconstancia, la irritabilidad, las variaciones bruscas de humor, la incapacidad de razonar, ausencia de juicio y de espíritu crítico, credulidad y exageración de los sentimientos, etc.
Estas son algunas de las palabras que el psicólogo francés Le Bon dedica a calificar al conglomerado de seres humanos que normalmente denominamos masa, muchedumbre, multitud, y que desde su perspectiva teórica tiene connotaciones totalmente negativas. [...] Este enfoque considera que las características que poseen las masas son nuevas y muy diferentes de las de cada uno de los individuos que las componen. La personalidad consciente se esfuma, los sentimientos y las ideas de todas las unidades se orientan en una misma dirección. Se forma un alma colectiva [mente colectiva] transitoria (...) [que] les hace sentir, pensar y actuar de un modo completamente distinto de como haría cada uno de ellos por separado.

Tres son los mecanismos sobre los que descansa esta dejación de la individualidad en manos de la mente colectiva supraindividual de la masa: desindividualización, contagio y sugestionabilidad. [...] Entre las condiciones que favorecen la desindividualización están: el anonimato, la pertenencia grupal (...), la ambigüedad y la incertidumbre de la situación... [...] bloqueo de la capacidad introspectiva y de autocrítica (...) Como consecuencia desaparecen mecanismos inhibitorios, tales como el miedo, la culpa, la vergüenza... [En cuanto al contagio,] la excitabilidad y la mentalidad de masa se difunden como una enfermedad infecciosa. [...] [Sugestión:] Dentro de las masas las personas llegan a aceptar acríticamente las directivas que se les dan (vg: "vamos a darle algo a este amigo", Lama dixit). Pierden su personalidad consciente y comenten actos que de otra manera les parecerían extraños a sí mismos".

Brown (1954) dividió las masas en activas y pasivas. A las primeras las denominó turbas. "Puede decirse [que las turbas] son masas congregadas activas que están haciendo algo. En una turba da la impresión de que todos sus miembros se comportan de la misma forma". Se dividen en agresiva, evasiva, adquisitiva y expresiva. Lo ocurrido en Hamburgo responde a una mezcla de todas ellas menos la evasiva. El siguiente apartado del libro habla ya de la violencia colectiva y de los disturbios callejeros, como pudimos ver en la Ciudad Condal.

Bueno, creo que con ésto es suficiente. De igual modo se están comportando muchos de los que disculpan el comportamiento de Manolo Lama aludiendo a que sabe que se equivocó y ya ha pedido disculpas. Esto sería suficiente si no fuera porque sus "disculpas" no resultan creíbles ("parece que hay gente que le ha molestado"), y además soltaron una gracieta final como puntilla (Lama: "¿por cierto en Neptuno sí que se rieron o no?"; Carreño: "Sí, en Neptuno sí se que se rieron, se mandaron besos, abrazos, se dieron dinero..."). Es decir, no acaban de creer que lo que hicieron estuvo mal o aún les hace gracia. Creen que la culpa es de los quejicas por susceptibles (entre ellos Caritas o Red Acoge). Porque los que estaban contemplando los hechos desde el estudio le rieron la ocurrencia y ellos no se han disculpado. Y porque ya es el segundo episodio conflictivo protagonizado, solo o en compañía, por este hombre que es uno en la cabina de radio y otro delante de las cámaras de televisión. Es un magnífico narrador de partidos pero fuera de ahí se pierde. De hecho, es un desastre en la locución del programa Ser Deportivos (Lunes a Viernes, 20:30, Cadena Ser); se atropella, pisa a todo el mundo y como le toque hacer una entrevista no da pie con bola y si hace alguna pregunta que se escape del tópico ya será casualidad. Ah, dejé de oírlo, conste en acta. Tampoco se sabe comportar cuando le toca estar en un debate en El Larguero (otro programa que ya no...).

Vamos a ese segundo episodio infame. En noviembre del año pasado, Manu Carreño (casi me sale poner "carroña") y él perpetraron una especie de entrevista al presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, que había accedido a acudir por primera (y creo que última) vez a los estudios de Cuatro. Lama ya había acosado a Pérez cada vez que éste iba a El Larguero. Aquello, que a mí me quitó las ganas de comer, no fue una entrevista sino lo más parecido que podemos hallar hoy día a un interrogatorio inquisitorial. Sólo faltó la lámpara de flexo cegándole a escasos centímetros de las retinas. En una entrevista nunca debes mostrar veneración por el entrevistado, pero inquina (y me quedo corto) tampoco y menos. Los dos siguen ahí y encima Carreño fue recompensado con la presentación del informativo en sustitución de Javier Ruiz, que pasó a suplir a Iñaki Gabilondo por la noche.

La cadena Cuatro, y bastantes de los partidarios de Manolo Lama, argumentan en su defensa que cada día se ven cosas peores en televisión, como (cito comentarios de Internet) Callejeros. Evidentemente la cadena no ha puesto éste ejemplo, si no... Y es que se puede usar el argumento de los defensores de Lama en su contra. Así es. Lo de Manolo Lama no es casualidad. Es el modo de actuar de la cadena Cuatro, y se acentuará tras la fusión con Telecinco. Por eso los responsables de la cadena no ven nada especialmente grave en lo ocurrido: porque ellos hacen eso todos los días y lo tienen tan asumido que no distinguen entre el bien y el mal. Cuando Cuatro dice que hay comportamientos peores en televisión... 1) no se dan cuenta de que eso pasa en otros programas de su propia cadena, y 2) no se dan cuenta de que, si se refieren a algunos programas de Telecinco sin nombrarlos, están atacando a la empresa que les acaba de absorber. No es sólo lo de Callejeros, sino lo de, por ejemplo, Las Mañanas de Cuatro, con Concha García Campoy, esa mujer que un lejano día fue periodista. Aquel especial "Marta del Castillo. Red de mentiras" supuso un antes y un después. Amarillo chillón con tintes rojos. Equivalente a aquel vomitivo programa de Nieves Herrero sobre las niñas de Alcasser o el juicio paralelo que Pepe Navarro estableció sobre el mismo crimen en su "Mississippi". No nombro a la Quintana porque es que ella hace higadillos casi todas las mañanas y ya no tiene gracia ni citar ejemplos. Ya saben que "su novela" se llamó Sabor a hiel. Hiel: Sentimiento de intensa amargura que incita a hacer daño a otras personas. Pues eso.

Lo más triste de todo es que, hasta la fecha, ese falso periodismo deportivo y del todo miserable ejecutado en Cuatro tiene el respaldo de la audiencia, cuando no es más que un Aquí hay tomate con balón de fútbol en vez de hortaliza, sobre todo por el procedimiento de los vídeos cebo repetidos mil veces diciendo que vamos a ver una cosa y luego es una menudencia o una soberana estupidez. Ya lo decía Ramón Trecet en su blog: "Hay un punto de fricción evidente entre el desagrado de Anido en cuanto a la estética de lo que hacen González en Carrusel y Lama en Cuatro por un lado y el evidente éxito popular de esa manera de hacer periodismo". Lo que pasa es que en la televisión, el directo no es igual que en radio y es muy traicionero, precisamente porque se te ve, y eso es lo que ha perdido a Lama y compañía las dos veces. Y ya hay que ser muy generoso para calificar de periodismo a lo que se hace en Deportes Cuatro. Bueno, también habría que ser muy generosos con Miguel Serrano (TVE) o Manu Sánchez (Antena 3), por dar algún ejemplo de otras cadenas.

Y la cita del blog de Ramón Trecet nos acerca al segundo periodista protagonista de la semana, Paco González, apartado de la dirección y del micrófono del programa Carrusel Deportivo de la Cadena Ser por lo que parece un enfrentamiento a raíz de un desacuerdo con el director de la cadena, de nombre Daniel Anido, a raíz de cómo se debía de cubrir la participación de España en el próximo Mundial de fútbol a celebrar en Sudáfrica. Da la impresión, ya dije, de que la cosa entre ambos venía de antes. Visto con perspectiva, parece que ambos forzaron la situación, porque en una empresa siempre hay discusiones de ese tipo y normalmente se arregla y no pasa nada. Es decir, da la impresión de que igual Anido buscaba el momento oportuno, la mínima excusa, para deshacerse de González y que éste también, quizá, andaba buscando que le largaran, sobre todo si como es verdad hace un año estuvo a punto de irse a la Cope con todo el equipo. No parece pues un calentón casual. Pero como Anido no ha dicho nada y González tampoco lo ha dicho todo porque la cosa puede acabar en Magistratura... Este miércoles se supone que habrá programa con motivo de la final de Copa del Rey, vamos a ver si hay algún cambio y si los recordatorios a González por parte de sus hasta ahora compañeros aumentan, se mantienen o se reducen, y sobre todo si está Pepe Domingo Castaño, que es quien más se ha significado en antena a favor de su compañero, algo que no ha hecho mucha gracia en los despachos (ha roto el código de silencio varias veces).

El caso, y vamos aquí a los de los bandos cibernéticos y virtuales, es que al poco de originarse ambas polémicas surgieron dos grupos en Facebook, uno pidiendo el despido de Manolo Lama y sus compañeros de Cuatro, sin un administrador conocido (de ahí que cuente con un usuario troll al que de momento nadie ha puesto el freno) y al que para apuntarse y poder escribir cosas sólo hacía falta pulsar "Me gusta" con más de 170.000 adhesiones ahora mismo, y otro a favor de la vuelta de Paco González, donde sí había que fijar la pertenencia a dicho grupo y con varios administradores visibles y activos controlando que nadie se saliera de madre (ya han visto lo que acabo de decir sobre la masa), y que cuenta ahora mismo con más de 85.000 integrantes. Hasta ahí bien, y como yo pensaba, ingenuo de mí, que era compatible pertenecer a ambos grupos, porque me parecía exagerado el despido de uno y a su vez indignante el comportamiento de otro, pues he aquí que me suscribí a ambos.

Todo iba bien hasta que, bien el domingo por la noche o la mañana del lunes, los del grupo en apoyo de Paco González (repito: en apoyo de Paco González y nada más) han empezado a hacer causa común a favor de Manolo Lama por el hecho de que él también es integrante de Carrusel Deportivo. Se ha facilitado el enlace al grupo que pedía el despido de Lama y algunos de los integrantes del grupo pro Paco González se han empezado a sumar al que era contra Manolo Lama para defenderle, mezclando así dos causas que no tienen, a mi modo de ver, ninguna relación, disculpando lo hecho por Lama, como he dicho más arriba, e incluso animando a denunciar a dicho grupo "por incitación al odio y al racismo" (cito de Internet). Cuando precisamente quien puede haber hecho algo con consecuencias es Manolo Lama, dado que el caso del mendigo va a ser estudiado por Industria ante la posible vulneración de la recién aprobada Ley General Audiovisual, por la posible comisión de una infracción muy grave, atendiendo a su artículo 57.1, que considera de ese nivel "la emisión de contenidos que de forman manifiesta fomenten [...] el desprecio o la discriminación por cualquier circunstancia personal o social".

A esto es a lo que Cuatro ha respondido diciendo que "no deja de sorprenderse de que un asunto que en todo caso pudiera ser merecedor de un reproche por falta de sensibilidad, quiera ser convertido en una causa general, en un país donde no faltan episodios de mucha mayor gravedad en el manejo de los medios", si bien matiza que esa aclaración no puede "interpretarse como una excusa", aunque tiene toda la pinta de ser una excusa. Excusatio non petita accusatio manifesta (una excusa o disculpa no pedida es una autoimplicación) o dicho de otro modo ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. Como decía Pérez de Albéniz cuando la entrevista al mandamás blanco, "Los Manolos trabajan en el filo. El filo del mal gusto, de la falta de educación, de la imprudencia. Por tanto, no debería extrañarnos que de vez en cuando sobrepasen esa frontera y se conviertan en esperpentos. Y no me sirven las posteriores excusas. Y una cosa muy importante: la culpa es de ellos, pero también de aquellos que se lo consienten". Si Lama quiso ser solidario debió serlo en privado, que es como se hacen estas cosas. Y desde luego existe el temor de que más pronto que tarde olviden lo ocurrido y el día menos pensado la vuelvan a liar.

El grupo para el despido de los presentadores de deportes de Cuatro desapareció sin más motivo ayer por la mañana pero luego reapareció de forma igual de misteriosa. Facebook lo alega a una mera incidencia técnica. El patrocinador del espacio Deportes Cuatro, Opel España, ha reclamado a Cuatro y CNN+ que pidan disculpas públicamente a Opel "y desvinculen completamente a la marca de esta lamentable acción". La empresa de origen alemán recuerda que patrocina los deportes "precisamente porque se identifica con muchos de los valores que están intrínsecos en la práctica del deporte, pero de ninguna manera puede identificarse con actitudes o comportamientos de las personas que los retransmiten, ni con los contenidos en general de esta u otras cadenas". Y para terminar, decir que tal como se estaba poniendo la cosa con esa intromisión de los de un grupo dentro del otro y mezclando churras con merinas, y en vista de que parecía imposible la conjunción "quiero volver a escuchar a Paco González pero pienso que Manolo Lama se pasó cuatro pueblos" decidí desagregarme de ambos grupos. De ahí lo que decía de bandos cibernéticos enfrentados.

La actitud del Grupo Prisa ha sido lamentable. Para justificar la suspensión, que parece definitiva, de Paco González, sacaron un breve comunicado, y para disculpar a Manolo Lama dos notas que una vez analizadas tampoco resultan satisfactorias. Salvo excepciones como la de Iker Jiménez, se ha cumplido la orden de no mencionar el tema en antena ni por parte de ningún locutor estrella, dada por la alta dirección y por José Ramón de la Morena, que ni ha expresado públicamente su apoyo a Paco González (todas las fuentes por mí consultadas dicen que se llevaban mal) ni ha tratado de aclarar nada al respecto hasta el domingo cuando, al parecer, sólo ha dicho "saludos a Paco" cuando otra persona lo ha dicho por antena. Se han hecho expulsiones masivas por parte de la Cadena Ser en los foros existentes en su página web de espacios como La Ventana o El Larguero. Se han borrado comentarios en la página de este último programa en Facebook. En Carrusel Deportivo se han mantenido las cuñas publicitarias que promocionan el espacio donde se leen mensajes cortos de los oyentes, pero no se ha leído ninguno y los últimos que aparecen en la página web del programa datan del día 8. Es decir, la Cadena Ser, con su director Daniel Anido al frente, ha ejercido la mordaza sobre el tema Paco González, coartando a sus profesionales, y también a sus oyentes, la libertad de expresión de la que tanto alardea siempre esta cadena de emisoras. Ha demostrado no merecer el premio José Couso, ni otros en Valencia o Cádiz, que le concedieron junto al jefe de informativos de la casa, Rodolfo Irago, en relación a la condena dictada contra ellos por publicar en la web de la cadena listas de afiliados irregulares al Partido Popular de Madrid. El tema Lama tampoco existe, claro está, pero en este caso para protegerle. Prisa tiene detrás otro episodio oscuro con el artículo censurado a Enric González en El País. Yo he borrado los programas estrella de la Cadena Ser de mi lista de escuchas obligadas. Los de Francino, Nierga y Barceló, como en su momento hice con El Larguero, éste cuando se volvió cansino y repetitivo.

Algunas referencias en Internet, entre ellas las de algunos de los hipertextos del texto superior, pero por separado:

Manuel Marlasca: Manolo Lama y Paco González, distintos fusilamientos.

Juanma Iturriaga: Dos de periodistas (también le han preguntado en chat, al igual que a José Sámano, redactor jefe de deportes de El País), preguntas 3 y 12.

Eugenio Eiroa, ex relator de cabina de la Ser en Vigo: Paco González, Daniel Anido, la Cadena SER, la historia, la histeria y el botarate.

Javier Casal: #pacogonzalez

Brújula de Medios: La SER liquida el "Carrusel" y la "broma" cara de Lama.

Blog de JR Mora, dibujante: Manolo Lama, periodismo miserable en directo.

La Huella Digital: Repugnante Manolo Lama (lo tachó tras la "petición de disculpas").

La Tele de Cristal: Manolo Lama, ¡tarjeta roja!

Alt1040: El fiasco de Manolo Lama y el terrible estado de la televisión en España.

Crónicas de Esperantia: La SER, Cuatro y PRISA comienzan a cavar su propia tumba. Manolo Lama y Paco González en el disparadero.

Criando Cuervos: El bueno de Manolo Lama.

No hay comentarios: