jueves, junio 11, 2009

Ley Hadopi: ¡Zas! en toda la boca

Antes de conocer la resolución de la corte constitucional francesa, barajé otros dos títulos para este post, al respecto de la nueva ocurrencia de Ignasi Guardans para las subvenciones al cine: "La nueva estupidez de Guardans" y "No ganamos para disgustos", porque dos días antes había vuelto a declarar la guerra contra las descargas. Por suerte la patada a Sarkozy me ha permitido un titular bastante más gráfico. El Mundo ofrece el proyecto de ley y el dictamen. Al margen de las consideraciones que puedan hacerse a otras áreas de este periódico, su sección de Tecnología funciona francamente bien.

El Constitucional francés ha determinado que no es posible cortar una conexión a Internet si no lo ha autorizado previamente un juez, y no una autoridad administrativa; esa es la conclusión más importante a la que llegan, ya que tal como estaba redactada de "Ley Hadopi" o de los tres avisos, vulnera la presunción de inocencia y cuestiona el derecho a la información. Esta resolución, que hará que el proyecto deba ser revisado, afecta también a España en forma de puñetazo sobre la mesa, pues la ministra Sinde y el director del Cine Guardans querían aplicar aquí un texto igual de restrictivo.

Precisamente Ignasi Guardans, que en fecha reciente volvió a mostrar su hostilidad hacia las descargas (habría que recordarle que el intercambio de archivos no es delito), al apostar por la "represión" frente a la "piratería", se ha descolgado ahora proponiendo que las descargas autorizadas de películas en Internet se tengan en cuenta para dar las ayudas al cine. También baraja ayudar a los telefilmes que se emitan por televisión.

Si las descargas "legales" van a contar para las subvenciones, pues supongo que tendrán que hablar con las webs donde se hacen esas descargas para comprobar el volumen de tráfico y qué películas se compran más, y dar la ayuda en función de un porcentaje o en relación al número de veces que se descarga. Ya digo, o averiguar qué se baja legalmente, lo que requiere hablar con los portales y servidores, o bien que pongan los medios para crear un portal con las películas a libre disposición y en alta calidad. Ahora bien, dado que según las estadísticas la gente apenas se baja películas españolas por Internet, lo más normal es que recauden una miseria por ese concepto.

No hay comentarios: