jueves, junio 11, 2009

Las aventuras de Trini y Bibi, entre otras boberías

No se puede tener ministras más torpes e incapaces, y ya lo siento porque son andaluzas. Menudo trío si siguiera Magdalena Álvarez.

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha dado luz verde a la futura Ley de la Muerte Digna, que excluye de forma explícita el suicidio asistido y la eutanasia, al ser delitos, pero que sí reconoce el derecho a evitar sufrimientos innecesarios o a vetar la aplicación de determinados tratamientos destinados a alargar artificialmente la vida del paciente si se solicita. El PP pide respeto a las "creencias" para apoyarla y aleja así la posibilidad de un acuerdo. Esa oposición se esperaba. Lo chocante es la posición de la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, que, al contrario que su antecesor, Bernat Soria, se niega a abrir el reclamado debate sobre este delicado tema, ya que argumenta, de forma errónea, que "no hay demanda social" al respecto. ¿Es esta señora una ministra "de izquierdas"? Las medidas sociales es casi lo único que ahora mismo podría distinguir al PSOE del PP, si en el partido del Gobierno tuvieran algo de valentía. Recordemos que en Andalucía gobierna el PSOE, con lo que la discrepancia "canta" un poco más si cabe. Y mientras la gripe A, que cada vez infecta a más gente y está a punto de ser declarada pandemia, ha desaparecido de los espacios informativos.

Por otro lado, la ministrita de Igualdad, Bibiana Aído, aprende rápido del jefe y hace oídos sordos a las voces de dentro de su propio partido que le reclaman una revisión de la futura ley del aborto en el aspecto más polémico hasta la fecha: el conocimiento de los progenitores en el caso de las menores de edad. Si no lo quieres cambiar no lo cambies, pero al menos escucha a tus compañeros, digo yo. Fernando Garea ha trasladado la cuestión a los lectores de El País tanto el miércoles como el jueves, con muy escasas variaciones.

Si hubiera que juntar a estas dos mujeres con otra de igual o similar capacidad, sería a la ministra de Defensa, Carme Chacón. Claro que esta vez la metedura de pata no la ha cometido ella -se ve que se contagia-, pero tratar de tapar lo evidente resulta muy chusco. En videoconferencia pública, abierta a los medios, no se le ocurre otra cosa al general al mando de la misión en Líbano que decir sino que sus tropas habían capturado a una célula de espías israelíes. El desmentido fue inmediato alegando que se había producido "una confusión" y que no habían participado tropas españolas, sólo libanesas. No es eso lo que se le ha entendido perfectamente al general.

Felipe González les ha leído la cartilla a la Unión Europea y a Rodríguez Zapatero acerca de su incapacidad para llevar a cabo maniobras eficaces con las que combatir la crisis. Sólo se me ocurre decirle que, de donde no hay, no se puede sacar. Parece que Aznar no es el único ex presidente que ejerce de "mosca cojonera".

Sorpresa: el PSOE ganó en una provincia más de las indicadas en los resultados preliminares de las elecciones europeas. Ha sido en Málaga gracias al Censo de Residentes Ausentes (CERA), o sea al voto por correo. No obstante es significativo que el PP haya reducido a la mínima expresión los 14 puntos de ventaja logrados por los socialistas hace cinco años. O el PP lo está haciendo muy bien o el PSOE se ha dormido en los laureles. Mientras, la mitad de los diputados socialistas en la Asamblea de Madrid pide un plan urgente para paliar la sangría de votos que, tras el 7-J, les deja a 13 puntos del PP. ¿Se darán por enterados en Ferraz o se harán los suecos?

Cambios en el régimen sancionador de Tráfico. La grúa no se podrá llevar el coche en Zona Azul, sólo multarlo, salvo si has aparcado en zona reservada a minusválidos. Entonces sí, porque estás perjudicando a otra persona. Y podrás tener avisadores de radar, pero no inhibidores de señal.

Espero poder dejar el blog aparcado un par de días; depende de lo que tarde la próxima majadería que se le ocurra al Gobierno, básicamente.

No hay comentarios: