miércoles, septiembre 01, 2010

La noche y el día

Nuevo episodio de "catalanofobia" en la prensa conservadora española.

Portada de El Mundo, martes 31 de agosto. Noticia principal: "Un tripartito agónico [N.d.A. esto es no saber diferenciar opinión de información] impone saber catalán a los catedráticos. La Generalitat recupera el decreto que intentó aprobar en enero de 2006, mientras Montilla apura su mandato. Han tenido que pasar cuatro años, pero el tripartito no está dispuesto a ceder en una de sus demandas históricas en la Universidad catalana. En sus últimos coletazos, y a las puertas ya de las elecciones autonómicas de noviembre, el Govern ha recuperado la cruzada para obligar a todos los profesores universitarios a que hablen el catalán". Para colmo se le dedicaba al asunto uno de los editoriales, que pueden ustedes leer aquí (es lo que tiene no ser abonado de Orbyt), titulado "Un 'Govern' moribundo obliga a los catedráticos a aprender catalán". Adjetivos o epítetos empleados: "moribundo" (dos veces), "disparate", "norma absurda", "mediocridad", "sangrante", "despropósito". Y aquí, dentro de la misma página (e-pesimo), el texto de la noticia sobre esa supuesta e inminente obligación a las universidades catalanas. Además de que el titular dice "impone", en presente, como si ya fuera un hecho consumado y vigente.

El mismo redactor, un día más tarde, en la portada del miércoles 1 de septiembre, trata la "marcha atrás" de dicho proyecto y resulta que, oh sorpresa, "Lo que el lunes se aseguraba que era un acuerdo cerrado y listo para ser aprobado pasó a ser una propuesta que se está estudiando". Bastante diferente de lo que se aseguraba el día anterior. Por si fuera poco, el tratamiento, como se puede observar al comparar ambas portadas, es también muy distinto. Mucho menos espacio dedicado, tercera noticia en vez de primera, y a la derecha de la página, donde los canones mandan que se ve menos. ¿De verdad "Montilla corrige a Huguet" sobre algo que estaba casi hecho o es que no había absolutamente nada que fundamentara el profuso tratamiento dado al mismo hecho el martes? ¿Habrá editorial esta vez? El tratamiento de una noticia y otra, de un día para otro, es como la noche y el día. Y ya no está en la página 4, sino que pasa a la 8. Pero, eso sí, no relajamos la artillería. La noticia de este miércoles en la página 4 de El Mundo, como ven, también está destinada a torpedear al inquilino de La Moncloa utilizando de ariete la acción o palabra de una de las autonomías donde gobierna su partido.

Lo he dicho alguna vez o aquí o en redes sociales: parece que hay quien oye o lee "catalán" y/o "Cataluña" y le entran los siete males. En El Mundo parecen alojarse varios convalecientes de dicha dolencia, absolutamente imposible de extirpar: no tiene cura. Y porque llevo varios días sin verme las portadas de ABC o La Razón, que si no... Bueno, y por supuesto, sacar el recurso de Cataluña o el del País Vasco para torpedear por dianas indirectas al presidente del Gobierno es también moneda de uso corriente en estos medios. Y mira que hay motivos de sobra, como los reiterados incumplimientos de su programa electoral, para criticar la actuación del Gobierno, pero es que esta gente siempre recurre a los mismos (hace un par de días Mayor Oreja volvía en Intereconomía TV con la matraca de la tregua de ETA). Y casi siempre sin razón.

No hay comentarios: