domingo, agosto 29, 2010

Más de radio

El viernes puse Tiempo de Juego y Carrusel Deportivo hasta que en la antena de la SER coincidieron Manuel Esteban y Tomás Roncero. Ayer sólo puse Tiempo de Juego. Hoy seguí por la SER el final de la Fórmula 1, de modo que desde las tres y media seguí un poco el Carrusel. Horroroso. Lo del "¡Aú!" da vergüenza ajena. Así que estoy escuchando Tiempo de Juego. He leído algunos comentarios en Facebook de gente que decía que no escucharía Tiempo de Juego por no escuchar la COPE y no darle dinero a los curas. Considero que es una postura algo radical ya que se trata sólo de un programa de radio. Yo pienso escuchar sólo los programas deportivos de la nueva redacción de la COPE, no el resto de su programación. Me falta comprobar quién narra allí los partidos del Real Madrid en ausencia de Manolo Lama. Pero casi desearía que Lama no se incorporase a la COPE. Es un gran narrador, pero he escrito otras veces si le sacas de ahí y le pones a opinar o presentar, es para apagar la radio o cambiar de canal. Respecto al grupo de gente que ha decidido acompañar a Paco González, puede entender que se vaya él, por las discrepancias con la dirección de la cadena, o que se lleve a Jorge Hevia, que tenía la suspensión por el tema de la Superbowl, pero no puedo comprender cómo la Cadena Ser ha permitido la marcha de todos los demás, aparentemente sin hacer nada por retenerlos, y encima luego los llama "individuos", cuando algunos como Pepe Domingo Castaño o Manuel Oliveros llevaban toda la vida en la SER. En fin, políticas de empresa. Yo hubiera hecho todo lo posible por que se quedaran, pero supongo que ese periodista sobrevalorado gracias a una sentencia judicial y convertido en directivo, Daniel Anido, sabe más que yo, evidentemente. Por cierto, ¿que hacía el viernes el jefe de informativos de la SER, Rodolfo Irago, el otro crecidito por la sentencia, dándole indicaciones a Javier Hoyos (ver foto 12)? ¿Un recado del jefe para que tuviera cuidado?

1 comentario:

Manel dijo...

Ayer domingo, durante el Mallorca-R.Madrid, pude escuchar a Lama como no acababa de aclararse con quien le daba paso y que además decía algo como "yo es que no mando aquí".

Tengo la sensación que el tiempo que esté, no será fácil para nadie.