lunes, agosto 30, 2010

Si no hay más remedio...

... Me pondré a criticar al Gobierno, aunque eso pueda suponer que venga algún listo de esos que hay por Internet dando y quitando carnés y poniendo etiquetas a gente que no conoce y se ponga a decir que soy antisocialista o que soy del PP. Gente que no entiende que no todo es blanco o negro y que puedes criticar al Gobierno o al PSOE sin ser del PP, o sea, siendo de IU, del PNV, de CiU o incluso de ninguno. La identificación "critica al PSOE, luego es del PP" denota pocas neuronas por parte de quien la hace con sorprendente ligereza. Y en la red hay bastantes.

Bueno, al tema. No voy a criticar al Gobierno por la solución dada al caso de los cooperantes que estaban secuestrados en el Sahel. No. Sino por su dejación de responsabilidades en dos casos muy concretos: los desaparecidos del Franquismo y la situación del Sáhara Occidental, en ambos casos por ser el legítimo heredero de ambas circunstancias, en el segundo de ellos la responsabilidad administrativa que le corresponde como antigua potencia colonial de la zona.

Tema fosas. Hace un par de días Amnistía Internacional hacía público su informe anual sobre Derechos Humanos y le daba un recado al Gobierno español por su pasividad a la hora de investigar las fosas del Franquismo. Se trata de delitos de desaparición forzada no incluidos en el Código Penal, muertes violentas que están sin resolver y donde debería asistir un juez a los levantamientos de cadáveres, como en la que se viene excavando la última semana en La Pedraja (Burgos). AI critica la limitación de la jurisdicción universal aprobada el año pasado. Hoy es el Día Internacional de los Desaparecidos y las asociaciones de desaparecidos españoles cifran su número en el territorio nacional en al menos 113.000 personas. También denuncian la "pasividad" gubernamental y el chasco de la Ley de Memoria Histórica, ya que la responsabilidad de encontrar y rescatar los cuerpos queda en las asociaciones de familiares. Y claro, como al PP le encanta que todo lo relacionado con la dictadura franquista se quede como está, no hace suyas estas reivindicaciones. Sólo aquellas que le pueden servir para desgastar al ejecutivo. Las familias de los desaparecidos quedan solas y desamparadas.

Sáhara Occidental. Las agresiones a once españoles que se manifestaban en El Aaiún en favor de la independencia saharaui se han producido por parte de las fuerzas de seguridad y servicios secretos marroquíes, no por parte de la población civil como asegura la prensa del reino alauí. Marruecos habla de "provocación". Y este episodio me parece, es evidente, más grave que las protestas organizadas y el bloqueo comercial de hace un par de semanas en el paso fronterizo de Melilla, otro episodio aprovechado por el PP (visita de González Pons, visita de Aznar, acto de Esperanza Oña en favor de las mujeres policía). Aunque diré que me molestó que Rubalcaba no fuera a Melilla a apoyar a sus subordinados. La gravedad, no sólo reside en las agresiones, sino en que el presidente del Gobierno, desde Shanghai, prima las relaciones con Marruecos por encima del respeto a la ley y los derechos humanos y civiles. Y olvida los deberes de España con la población saharaui como ex gobernante del territorio. Zapatero ha dicho que apuesta por una diplomacia "sensata e inteligente". O sea, plegarse ante Mohamed VI y no hacerle cumplir ni los Derechos Humanos ni las resoluciones internacionales para el referéndum. Me río yo de las "explicaciones" solicitadas a Rabat.

Excusa: "eh, que quien se fue del Sáhara fue Franco, no nosotros". No cuela. El actual régimen democrático español es heredero de aquella situación y lleva todo este tiempo, desde 1975, haciendo dejación de responsabilidades. La actitud de Elena Valenciano, cuestionando a los manifestantes prosaharauis y justificando a Marruecos, deja en evidencia la política exterior del PSOE y por tanto del Gobierno. ¿Y aún alguien se pregunta por qué hablo mal de los socialistas? Lo que no quiere decir que eso implique hablar bien del PP, por supuesto: su demagogia y electoralismo son vergonzosos y nada responsables. Quiere atacar al Gobierno, no defender en ningún caso las legítimas aspiraciones del pueblo saharaui.

Desde China, Zapatero ha hablado también de economía y presupuestos. Cuando llegó al cargo en 2004 dijo que no hablaría de asuntos internos cuando estuviera en el extranjero. Hace tiempo que lo incumplió. Y me dirán: "¡es que le preguntan!". Bueno, será que hay que preguntarle en cuanto hay oportunidad porque aquí no hay oportunidad de hacerlo, que siempre dan la cara Blanco, Rubalcaba y otros, nunca él. Como el globo sonda y la demagogia lanzados por el ministro de Fomento con la posible subida de impuestos.

Más fracasos del Gobierno: no quitar los crucifijos de las aulas, cuya permanencia está siendo justificada por la Justicia apelando "a la tradición". Y eso que la Iglesia dice que al ritmo que bajan las matriculaciones acabará desapareciendo la asignatura de Religión. Y otro traspiés de Moncloa: la opacidad (curiosamente) en la elaboración de la ley de... transparencia. Y más: el Gobierno archiva la Ley de Libertad Religiosa. Otra al cajón de promesas incumplidas. Zapatero ha confirmado el descarte en China.

Actualización sobre los activistas detenidos en Sáhara Occidental:

Exteriores pide a los activistas que respeten "la legislación vigente" en Sáhara Occidental, es decir, la marroquí (ver portada de El País). Un comunicado del Ministerio recoge las explicaciones de Rabat en las que se defiende que la protesta era "ilegal" y que los "enfrentamientos" fueron entre los "manifestantes y los ciudadanos marroquíes" y no la policía. Los activistas, que denunciarán a la policía marroquí, ya se encuentran en España.

Traducción: el Gobierno español, una vez más, asume las tesis de Marruecos, que como todos sabemos es un ejemplo en materia de respeto a los DDHH, obviando la versión dada por sus propios ciudadanos, los españoles agredidos. Plas, plas, plas... Los activistas han dicho que han visto en el barco con el que llegaron a Las Palmas a algunos de los mismos agentes marroquíes que vieron en El Aaiún, que les habrían seguido.

Como redactan en Público, "los activistas, que llegaron por la mañana a Las Palmas, sostuvieron desde el primer momento que fueron golpeados salvajemente por policías disfrazados de civiles. Los 11 que pasaron más de siete horas detenidos en comisaría afirmaron haber identificado en dependencias policiales a algunos de sus agresores. El comunicado del Gobierno no parece haber tenido en cuenta la versión de los 14 españoles, que anunciaron nuevas acciones de protesta en favor del pueblo saharaui". Desde luego que no. Sólo se acepta la versión marroquí. ¿Y se me pide que confíe en el Gobierno? No, gracias.

No hay comentarios: