sábado, agosto 14, 2010

Aquello del "lo que yo decía"

Lo decía en los diferentes posts que he escrito sobre la prohibición de realizar corridas de toros a partir de 2012 aprobada por el Parlamento de Cataluña. Que lo que más está acabando con las corridas de toros no son los antitaurinos ni prohibiciones como ésta, sino la propia gente que vive de ese negocio, los ganaderos, ya que, vaya usted a saber por qué, los toros que se llevan para la lidia son cada vez peores, y puedo suponer que está empeorando la carga genética. Dicen que si los toros no se lidian, peligrará la especie. Los perros y los gatos no se lidian y no veo que peligren como especie eh. Lo que sí puede hacer peligrar la supervivencia de los toros son prácticas como las que se han visto en los dos primeros días de Feria de Málaga, según las crónicas que aparecen en el Diario Sur.

Sobre la primera corrida, una novillada celebrada ayer viernes, se escribe: "Mal ha comenzado la feria taurina de Málaga por culpa del ganado. Los novillos de Toros de la Plata deslucieron la primera de abono y, con ellos, llevaron el aburrimiento a los tendidos, que se cubrieron en poco más de la mitad. Variedad de pelaje, bien presentados algunos y justos otros, pero mansos de solemnidad. Muy justos de fuerzas, que apenas permitieron ser picados. Los tres toreros estuvieron por encima de los novillos de Toros de la Plata, que no pudieron aspirar ni a la hojalata".

Y en un texto de avance sobre la que se debía de celebrar hoy, ya se advertía lo siguiente: "El baile de corrales provoca que no haya ganado para hoy", y se decía: "Algunos de los peores augurios respecto a las ganaderías que se presagiaron cuando se presentaron los carteles del abono de la feria taurina, desgraciadamente, se empiezan a cumplir. El abono malagueño ha comenzado con baile de corrales y problemas en los reconocimientos, lo que ha provocado que para hoy no haya ganado al rechazarse completamente la corrida anunciada de Ribera de Campocerrado. Un hierro salmantino poco conocido y que tenía previsto debutar en Málaga. El equipo gubernativo presidido por Ana María Romero ha echado para atrás catorce reses: doce del hierro anunciado y dos de Navalrosal. ¿El motivo? No tener el trapío adecuado para ser lidiadas en una plaza de primera, según explicó la presidenta del festejo. Además, algunos están dañados: dos presentan una cojera, otro tiene un pitón partido y hay uno con una pequeña cornada.

Y finalmente, Sur indica que se suspende la corrida de esta tarde. El motivo es que no hay ganado apto para ser lidiado. No solo se han rechazado, como decía el texto anterior, las reses del hierro anunciado, sino también las que habían llegado esta mañana para sustituirlas. La empresa habría intentado que se lidiasen cuatro ejemplares de la ganadería anunciada, para no tener que devolver las entradas. Sólo se salvarían si de aquí a la tarde traen toros aptos: "El parte está firmado pero si la empresa me llama y trae otra corrida, evidentemente voy a desembarcarla", dice la presidenta del festejo en el Málaga Hoy. ¿Y quienes van a acabar con las corridas de toros son los ecologistas? Venga ya.

1 comentario:

Laura dijo...

Hace un par de semanas, vi una entrevista con un ganadero en la tele. El hombre decía que el toro de lidia no es una raza buena para la cría, porque es un animal que pesa muy poco en comparación con los chotos que se crían para carne, porque su carne es muy dura para que la consumamos y porque, al ser un animal muy agresivo (aunque cada vez menos), es peligroso tenerlo en una finca. Teniendo en cuenta que es un animal que sólo existe en granjas, si se deja de criar desaparecería pero no por las razones que están dando taurinos y antitaurinos sobre la conservación de la especie, sino simplemente por cuestiones de rentabilidad.