jueves, abril 29, 2010

La adaptación del lenguaje

En algún momento de la carrera nos dijeron que aquellos que manejan un lenguaje técnico o científico tienen serios problemas para traducir esos términos al común de los mortales. Pasa lo mismo estos días con el lenguaje económico. Parece hecho expresamente para que lo entiendan sólo unos pocos elegidos y a los demás se nos quede cara de tontos. Se nos dice que tales cifras dicen que estamos o bien o mal y normalmente nos lo tragamos porque no entendemos qué es lo que nos están queriendo decir. De ese modo, además, los que sí dominan ese lenguaje mantienen su particular dominio sobre todos aquellos que no lo hacemos.

Como dice Pilar Portero, "los gurús de la prensa de masas -a los que vendría bien las dos tardes de clase de economía que dió Sevilla a ZP-, con sus plantillas integradas y todo, titulan como si mi tía la del pueblo supiese lo que es la Triple A". La triple A es, por cierto, la calificación que tenía la economía española para la agencia Standard & Poor's, y como nos la han rebajado a todos les ha entrado el susto en el cuerpo en las portadas de los periódicos de hoy, pero ninguno nos quiere explicar, de forma que lo entendamos, qué es lo que pasa. Portero cree que con las listas de restaurantes famosos pasa algo parecido: "Claro que los 'listos' del universo culinario tampoco se quedan cortos. La culpa es de un titular, como casi siempre, más comprensible que los de la patada en el culo que nos ha dado Standard & Poor's". Tanto en el caso económico como en el culinario resulta que hay entidades privadas extranjeras cuya palabra, según parece, va a misa.

Veamos pues los titulares económicos de la prensa de hoy.

El País: El contagio griego rebaja la nota de solvencia de la deuda española. Standard & Poor’s teme que España crezca poco hasta 2016.

El Mundo: Mazazo al crédito de España y al optimismo de Zapatero. Standard & Poor's rebaja la solvencia de la deuda horas después de que el presidente anunciara que ‘la economía mejora’. Augura que España apenas crecerá en 6 años y que no cumplirá los compromisos de déficit con la UE.

ABC: España pierde solvencia. S&P rebaja la calificación española tras situar a griega al nivel de "bono basura". El Gobierno intenta desacreditar la tasa del 20,05% que colgó el INE en su web. El Ibex-35 cae un 7,5% en dos días arrastrado por las dudas financieras. Banca y economistas exigen un plan urgente para salir de la crisis.

Público: ATAQUE A LA DEUDA ESPAÑOLA. Standard & Poor’s baja un escalón a España pero señala que el riesgo de impago "es cero". S&P no pone en duda la solvencia española sino su capacidad para reducir el déficit al 3% en 2013. El director del FMI recuerda que "las agencias de ‘rating’ no siempre aciertan" y el Gobierno español pide "tranquilidad". El signo +. La calificación de la deuda española para Standard & Poor’s hasta ayer era AA+, sólo un escalón menos que la nota máxima(AAA). Ahora, S&P le rebaja un nivel, al quitarle el signo +. Las otras dos agencias de calificación (Moody’s y Fitch) dan la nota máxima a España.

La Razón: La presión de los especuladores hace que baje la solvencia de España. La agencia Standard&Poor's rebaja la calificación de la deuda de notable alto a notable y la Bolsa cae en 10 minutos del 1,3% al 2,99%.

El Periódico: OFENSIVA DE BRUSELAS CONTRA LAS AGENCIAS DE 'RATING'. Los especuladores fijan el punto de mira en España. Standard & Poor's rebaja la calificación de la deuda y traslada el tsunami internacional a la bolsa.

La Vanguardia: La crisis griega degrada la deuda española. Standard & Poor's baja la calificación de los títulos del Estado y hunde el Ibex. La agencia de rating duda de la política de ajuste fiscal del Gobierno.

Y esto sin irme a los diarios económicos, que se supone que sí son para iniciados: Cinco Días, El Economista o Expansión. Pero, para todos los demás, ¿no podría alguien traducirlo? Y es que encima luego uno se va a las columnas de opinión y ve que los articulistas escriben sobre la Triple A, la Doble A, las agencias de calificación, la solvencia de la deuda... Como si supieran, pero, ¿de verdad saben todos ellos de lo que están hablando? Yo me quedo como estaba: pensando que estamos mal pero que se aprovechan de emplear todos esos tecnicismos para que no sepamos si estamos menos mal de lo que parece, o peor. Porque si hoy se han puesto todos tan apocalípticos, no me quiero imaginar como la cosa siga cayendo. ¿Nadie se quiere molestar en, al menos, acondicionar el lenguaje, o no lo hacen para que no nos asustemos más? ¿O explicarnos para qué sirve la bolsa? ¿O por qué dejamos que unas empresas que han fallado más que una escopeta de feria nos digan lo que debemos hacer? Igual es culpa mía por no tener ni idea de números, pero me inclino a pensar que es más bien cosa de los medios por no saber adaptar el lenguaje. Así mantienen su gueto particular, su negocio, y nos cuelan la milonga de que los periódicos siguen siendo necesarios tal y como están. Yo mientras seguiré sin enterarme de nada. Igual la economía, bien explicada, es muy divertida, pero yo no le veo la gracia por ninguna parte.

No hay comentarios: