sábado, agosto 22, 2009

La cadena de pecados del Gobierno: toda acción implica consecuencias

Desde el alevoso Consejo de Ministros del pasado jueves 13, y viendo la actuación del Gobierno, he sacado la impresión, y de momento nadie me la podrá quitar, de que cada paso o decisión que toma es si cabe más improvisado que el anterior. De los dos decretos ley aprobados en esa sesión del Ejecutivo, por razones de urgencia y necesidad nada creíbles, el que más polvareda ha levantado este viernes es el de la TDT, a raíz de un encendido artículo de opinión escrito por Juan Luis Cebrián, consejero delegado de Prisa, en El País, no tanto en contra de la TDT, sino de la manera en que el Gobierno que preside Rodríguez Zapatero le ha dado salida, y donde se despacha a gusto. Cebrián aprovechó los micrófonos de la Cadena Ser, que "amablemente" le habían invitado a propósito del texto, para seguir dando cera. En El País han transcrito la "entrevista" sin tantos fallos.

Parece que una de las cosas que más crispa a Cebrián no es tanto ni lo del Real Decreto Ley ni lo del dictamen en contra del Consejo de Estado que Zapatero se ha saltado a la torera, sino, sobre todo tras escucharle en la Ser, que se haya favorecido a un grupo de comunicación concreto para poder tener las reglas a su antojo. Mal va por ahí Cebrián, ya que su propio grupo de comunicación fue favorecido hace no tanto, permitiendo la creación de Cuatro en emisión en abierto allí donde se emitía Canal Plus.

Todo esto cuando el Ministerio de Industria -cuyo titular ha sido convenientemente zarandeado por Cebrián- acababa de sacar una nota de prensa, casi de tapadillo, donde se reconocía lo que no se quiso decir el pasado día 13: que con la creación de la TDT de pago los actuales descodificadores no sirven y habrá que comprar nuevos aparatos. Y mientras, el fútbol en PPV, que da mucho dinero, colgando de un hilo. Lo único positivo hace tiempo para Prisa es que ha logrado un acuerdo con un grupo estadounidense para la distribución de medios, algo que de paso le ha llevado a subir en bolsa.

El favorecido con el decreto, mientras, como si oyera llover. Pero no es menos cierto que esa precipitación mal gestionada, guerras aparte, a quienes perjudica es a los consumidores, a los que el Ministerio de Industria ha timado por partida doble, primero haciéndoles comprar descodificadores y televisores y ahora obligándoles a comprar aparatos nuevos. Dichos aparatos serán de marcas extranjeras porque a los fabricantes españoles no se les han trasladado las características de los nuevos modelos y no podrán tenerlos listos a tiempo para poder competir en igualdad.

Al lío del subsidio para parados que vamos. Aquí lo que tenemos es una cadena de errores, que va como sigue: primero el Gobierno aprueba de forma unilateral esa ayuda empezando por agosto, sin consultar con nadie, tampoco con los sindicatos. Como llueven las críticas porque muchos parados se quedan fuera -entre 600.000 y más de un millón, según lo que leas-, Zapatero mete la marcha atrás sin frenos (otra vez, y van...) y desde Lanzarote dice que igual reconsideran ampliar la ayuda a más parados, esta vez "apelando al consenso" que no buscó para aprobar la medida. Tenemos ya dos improvisaciones. Da igual que el ministro Corbacho dijera que cada mes que se ampliase esa ayuda son 100 millones más de gasto. Nota: hubiera sido más fácil si el ministro hubiera modificado el RAI como se le pedía.

La siguiente dosis la reparte el ministro de Fomento, Pepe Blanco, al decir, bien por boca suya, o avisando de lo que piensa hacer su jefe, que igual asumen este subsidio con un aumento de impuestos a las rentas altas. Blanco lo dijo en la Ser, y cuatro horas más tarde apuntó que era una "reflexión personal", como sacándose el muerto de encima. Y va José Bono y deja al ministro a los pies de los caballos al confesar que no le consta que vaya a haber ninguna subida. Si Blanco dijo aquello por orden de ZP y ahora están intentando aparentar que Pepiño dijo lo que no debía, será que son unos actores estupendos. Hablar de ese aumento de impuestos, que los propios técnicos de Hacienda desaconsejan por ineficaz, sería la tercera improvisación seguida. Y de nada valdrá si se aplica esa subida sobre los impuestos indirectos, en vez de los directos -los que se gravan sobre la renta- y sin progresividad. Y todo porque las arcas del Estado están secas. ¿Por qué ahora sí se plantean subir los impuestos y en junio lo rechazaron cuando se iba a votar en el Congreso?

Podemos echarle la culpa de esa falta de liquidez al acuerdo de financiación autonómica (España se rompe, le han contado a un redactor del FT) o al fondo de ayuda bancario, pero más bien es que sobraban medidas como la deducción de los 400 euros en el IRPF o el cheque-bebé, que al parecer ahora se podrían eliminar, o el cheque-vivienda. También sobraban ministerios como Vivienda, Cultura o Tecnología, pero Zapatero los mantuvo en abril para conservar la paridad. Y ahora viene la última ocurrencia para sacar efectivo de debajo de las piedras: congelar el sueldo de los funcionarios -cuando el problema sería que hay demasiados-. ¿Tendremos un otoño caldeado? Es una evidencia que el Ejecutivo carece de política económica y va a la deriva.

En el pasado Debate sobre el Estado de la Nación, Zapatero prometió facilidad de realización de másters a titulados jóvenes en paro. La nota de prensa se ha publicado el jueves en la página web del Ministerio de Educación. Dice: "Las ayudas se dirigen a titulados universitarios de entre 25 y 40 años que tengan reconocido el derecho a percibir la correspondiente prestación por desempleo". Es decir, que como yo en la actualidad no percibo ninguna prestación, no puedo solicitar esta ayuda. Pues menudo cuento chino.

Las mujeres del PSOE tampoco atraviesan su mejor momento: sin olvidar el posible conflicto de intereses de la ministra de Defensa, el blog Kabila le manda un serio recado a Chacón, y enlaza con otro varapalo similar escrito por Inés Sabanés; Leire Pajín ha vuelto a dar muestras de su limitación de ideas originales a través de su blog, y es precisamente ahí, vía bitácora personal, donde Elena Valenciano ha insinuado "de broma" que sabe de un cargo del PP que ha cometido "un grave delito sexual", frivolizando así la lucha contra la violencia machista, que se supone es cometido primordial de su partido.
El Instituto de la Juventud, dependiente de la cartera de Bibiana Aído, recomienda un curso de verano organizado por un colectivo árabe de corte claramente extremista. Trinidad Jiménez tampoco se ha librado de las críticas al considerar que la "sociedad española" está "madura" para poder prohibir el tabaco en todos los espacios públicos. Hombre, yo que no soy fumador, me alegraría, pero me pregunto si no es demasiado exagerar eso de que la sociedad está "madura" para una decisión de ese tipo. ¿Cómo sabe ella si es así o no? Y lo de la gripe A, ni te cuento... Parece que lo saben todo... ¿Se arregla algo criminalizando a una parte de la población por consumir una sustancia cuya comercialización está autorizada por la ley? Fumadores por la Tolerancia cree que esto puede provocar problemas de orden público y llevarles a algo similar al botellón, por tener que salir de los locales para fumar.

Ah, y tenemos ración de despropósitos de la SGAE, para no variar. Quieren regalar guitarras para el Sáhara pero a la vez cobrar un porcentaje de un concierto... para el Sáhara. Como si te roban y encima tienes que dar las gracias de que te hayan dejado con la ropa.

No hay comentarios: