sábado, julio 25, 2009

Encontrado culpable del fracaso

"La persona capaz de sonreír cuando las cosas van mal, ya ha pensado a quien echarle la culpa". Si alguien ha visto las imágenes de Zapatero hoy cuando, tras el Consejo de Ministros en Palma de Mallorca, hablaba de la ruptura de las conversaciones por el mal llamado "diálogo social", se dará cuenta de que se le escapaba alguna leve sonrisa. El presidente ha encontrado a quién echar las culpas: la CEOE.

El Mundo, ayer: Zapatero presiona a Díaz Ferrán (presidente de la CEOE) para que firme el pacto social. Frase atribuida a Zapatero: "Soy el presidente del Gobierno, que no se te olvide... Soy el presidente de todos los españoles, no sólo de los tuyos" (...) "Os doy 48 horas. Si esto no evoluciona, actúo como Gobierno". Nos salió la vena mafiosa por lo visto.

Hombre, es lo que se le pedía desde muchos sectores. Que tomara decisiones. En concreto aprobará por decreto-ley la ayuda de 420 euros por seis meses a los parados que hayan agotado su prestación, tal como pedían los sindicatos. O sea, medida improductiva que busca estimular el consumo, pan para hoy y hambre para mañana, que imagino aumentará el déficit.

El Mundo, hoy: Zapatero demoniza a la CEOE mientras el paro llega al 18%. Acusa a Díaz Ferrán de «querer llevarnos a una España de muchos años atrás» (...) "Gobierno y sindicatos consideran 'inasumibles' las condiciones que reclamaba la patronal. Ésta les recrimina su 'falta de ambición', de rapidez y de decisión. «No habrá más reuniones», aseguró Zapatero, que adjudicó a la CEOE, en la persona de su presidente, la «estricta responsabilidad» de haber destrozado, con peticiones «inasumibles», toda posibilidad de alcanzar un pacto. Réplica de Díaz Ferrán: «Yo sí que estoy decepcionado con Zapatero».

Sorpresivamente, al menos para mí, El País no coincide con el presidente del Gobierno a la hora de echar todas las culpas a la patronal. "El diálogo social se rompe el día en que el paro marca otro récord. Zapatero acusa a la CEOE de querer recortar derechos de los trabajadores". Y aquí está el palo a ZP: "Zapatero usó como argumento una supuesta exigencia de despido libre por parte de los empresarios, algo que la patronal negó y que sólo una interpretación forzada de su última propuesta permite deducir". Conclusión de la frase: el presidente ha buscado un resquicio para romper.

Pero, por supuesto, Público sí ejerce seguidismo ciego de la postura gubernamental y achaca toda la responsabilidad a la CEOE por la ruptura. El viernes: "El Gobierno tomará medidas con o sin la patronal". Este sábado: "La CEOE dinamita el Diálogo Social... mientras el paro sigue creciendo" (acompañado de gráfico apocalíptico) (...) "Zapatero acusa a Díaz Ferrán de falta de responsabilidad y de imposibilitar el pacto" (...) "Algunos empresarios empiezan a mostrar su descontento por la estrategia seguida por la patronal".

ABC destaca que Zapatero se mostró "crispado", algo sorprendente en él, en su comparecencia, estado de ánimo que, según El Mundo, también mostró durante la fallida cena del jueves. También citan que el ministro de Trabajo, aparte de cargar contra los empresarios, elogiase la actitud de los sindicatos. Poco después del Consejo de Ministros, la CEOE denunciaba las "falsedades" según ellos difundidas por el Gobierno y los sindicatos acerca de la actitud de los empresarios durante la negociación y los documentos presentados.

¿Y el Gobierno no tiene ninguna culpa por querer buscar un acuerdo a toda mecha antes de irse de vacaciones, saliera como saliera, por ir con prisas? Como decía el editorial de El Mundo este viernes: "Mejor gobernar que un pacto social de mínimos". O sea, mejor nada que un apaño malo. Y mejor que el Gobierno tome decisión por alguna de las partes ya que no puede contentar a todos. Me disgusta la manera tan personal que tiene Zapatero de "arreglar las cosas" cuando sus subalternos se estancan. ¿Que la financiación autonómica está en punto muerto? Pego un telefonazo al presidente de ERC. ¿Que el "pacto social" se está yendo al garete? Pues les convoco de urgencia para una cena. No son maneras, señor mío, no lo son.

Ahora también tiene el Ejecutivo la excusa perfecta para no hacer ninguna reforma del mercado laboral o de las formas de contratación. Será que no hace ninguna falta, claro.

Concluyo el post recordando que el Consejo de Ministros se celebró en Palma de Mallorca para escenificar un conjunto de medidas para impulsar la modernización del sector turístico, y hacerlo más "sostenible", por una cantidad de 1.030 millones. Mientras no acabe con el cemento excesivo, y los que queman los bosques para especular no se den cuenta de que da más dinero para el turismo dejar el monte como está, no hay nada que hacer. El modelo de sol y playa está en vías de extinción por este camino. El ejemplo de lo contrario sería Croacia, con una costa apenas destrozada por el urbanismo, y con varios parques naturales que se entienden perfectamente como atractivo turístico y que por tanto nadie osaría atacarlos.

No hay comentarios: