martes, diciembre 07, 2010

Usando Twitter

No recuerdo cuándo ni con qué motivo concreto me hice una cuenta en Twitter. El caso es que entre frases directas (tuiteos), referencias indirectas (retuiteos) y mensajes a otros usuarios, ya llevo posteados más de 13.000 mensajes, así que he pensado que era un buen momento para repasar qué cosas subo a Twitter, para qué lo uso y qué utilidad tiene. En este sentido, resulta bastante útil el artículo "10 maneras en que los periodistas y los Media usan Twitter".

1- Enlazando artículos. Lo más habitual. A veces a tus propios artículos.

2- Periodistas como vendedores, o enlaces a periodismo de pago.

3- Autopromoción de un espacio de TV o Radio (o del presentador). Sería el caso de Andreu Buenafuente, aunque su programa tiene otra cuenta de Twitter distinta.

4- Como herramienta de participación en TV. Aquí no ha funcionado. Lo intentó Melchor Miralles con un programa en Veo. Aparte, los sms dan dinero a la cadena, un tuit no.

5- Construir una audiencia (tráfico en Internet). El diario Ara logró más de 28.000 seguidores en Facebook y más de 5.000 en Twitter antes de salir su primer número.

6- Aumentar el número de fuentes informativas disponibles (acceso directo) o poder confirmar una noticia. La herramienta Eskup de El País enlazó a muchos medios extranjeros cuando la crisis de los mineros chilenos y lo está haciendo ahora con todo lo que sale sobre Wikileaks y Julian Assange. En el caso de la reciente huelga salvaje de controladores aéreos, los controladores tienen cuenta de Twitter, el organismo Eurocontrol también, y AENA acabó creándose una, que desde el viernes ya tiene más de 3.000 seguidores. La de Eurocontrol fue una gran fuente de información cuando el volcán islandés paralizó el tráfico aéreo en toda Europa.

7- Noticias en tiempo real. De nuevo, los mineros y Wikileaks. Un ejemplo español a pequeña escala puede ser el tuiteo simultáneo que se produjo cuando un grupo de personas, convocado por el Ministerio de Cultura a raíz del famoso Manifiesto, fueron narrando en directo la reunión. En Málaga se ha hecho algo así en las primeras sesiones del juicio por el 'caso Malaya', por parte de alguna redactora del Diario Sur.

8- Creación de una comunidad en torno a un usuario concreto, como puede lograr un periodista, un comunicador o una estrella mediática si lo gestiona correctamente.

9- Generación de ingresos, dando aquí el ejemplo de una emisora de radio. Pero si equivoca el target o la manera de comunicar, advierten, puede perder los seguidores tan pronto los ganó. En este caso no deben olvidar (aplicable al número 8) que la comunicación en Twitter no puede ni debe ser unidireccional.

10- Modo de investigación sin precedentes. Herramienta de búsqueda en tiempo real sobre un tema, sobre las marcas que tienen cuenta allí o sobre las celebridades. Un ejemplo de esto último es cómo la actriz Eva Longoria confirmó a través de su cuenta de Twitter la ruptura de su matrimonio con Tony Parker.

Es una herramienta periodística útil si se sabe utilizar, en definitiva.

El problema de un famoso o una marca (perfil corporativo) con Twitter es, en efecto, que sea unidireccional y que no interaccione, o de un político, que no lo llevé él mismo sino una persona encargada de ello. Yo tengo dudas al respecto con la cuenta del Lehendakari Patxi López, porque sé que tiene una joven jefa de comunicación, y quizá sea ella la que lleve su cuenta. Se supo por ejemplo, hace tiempo, que la de Rosa Díez (UPyD) no podía llevarla ella, ya que se subían mensajes a la vez que ella hacía algo que era incompatible, por espacio y tiempo, con lo otro. Y luego está el caso de Leire Pajín, que nunca ha escrito nada en su cuenta. Sin embargo tiene 950 seguidores (ahora mismo) que se ve que no han perdido la esperanza. O la de Eduard Punset, donde la persona que se lo lleva sólo sube sus artículos, libros, presencias mediáticas, etc. Es mero MK. También hay perfiles institucionales como el de La Moncloa.

Un buen ejemplo de los diferentes usos que se hacen de Twitter, los ilustra la comunicadora Gina Tost en una conferencia que ofreció a finales de octubre en Alicante (ver).

El uso que yo hago de Twitter es básicamente el de enlazar noticias y/o comentarlas. A veces cuento cosas que me pasan, otras veces hay reflexiones personales, y por supuesto retuitear algo que considere interesante y que ha subido otro usuario. También subo las entradas de este blog. Evidentemente, no gano nada con ello, es lo que un catalán llamaría "no fer feina", creo. Es algo que no da dinero. Entonces, si me preguntan por qué lo hago no tengo respuesta.

Los temas que subo tienen relación con política, cultura, deportes, tecnología, alimentación y salud, medio ambiente, Derechos Humanos, libertad y derechos en Internet y novedades sobre los medios de comunicación. Tanto medios tradicionales como alternativos y otros blogs, en español o en inglés. Bien es verdad, y he aquí una diferencia, aparte del tema de los 140 caracteres, que subo a Twitter cosas que probablemente no diría en Facebook.

Mientras en Facebook tengo amigos personales del colegio, del instituto, de la facultad o de mi localidad, ésto no se da en Twitter, donde de mis 25 perfiles seguidos sólo conozco en persona a dos de sus titulares: una antigua compañera de facultad que ahora es profesora allí también, y una persona a la que acabo de conocer en Madrid por circunstancias que no vienen al caso.

Aunque sólo tengo, como digo, 25 perfiles en la lista de seguimiento, éstos mismos me llevan a otros, o yo mismo busco otros que no están en la lista pero que sé cómo se escriben (Javier Mesonero, Hugo Martínez Abarca, Rosa María Artal, Ignacio Escolar...), de modo que tranquilamente la lista real de personas a las que sigo puede ser de 30 a 50 personas, pero no quiero que se me llene en exceso la TL (Timelist). Veré si las voy añadiendo o no. Tampoco he puesto una foto real en mi perfil. ¿Ustedes qué harían?

No hay comentarios: