miércoles, marzo 17, 2010

Inmigrante expulsada

Lo escribí hace dos días. En España, los inmigrantes no son bienvenidos, ni aunque tuvieran toda la razón de su parte y estuvieran en una situación de extrema necesidad. Ahora resulta que el Ministerio del Interior ha ordenado la expulsión de una mujer nigeriana a la que no le ha dado más tiempo para intentar regularizar su situación, pese a estar embarazada y haber sufrido amenazas de muerte, algo que el departamento de Rubalcaba no cree suficientemente acreditado. Otra barbaridad del Gobierno y del partido en el gobierno es que, en las negociaciones para la reforma del Código Penal, sigue manteniendo la posibilidad de cárcel para los manteros, bajo unas premisas absurdas: un mantero puede llevar encima 200 películas, pero si prospera la enmienda que quiere introducir el PSOE en el Código Penal, tan sólo harían falta unas 25 copias y un juez dispuesto a aplicar textualmente la ley para llevarlo a la cárcel, según explican en Diagonal. Y muy brillante una respuesta que Rubalcaba ha ofrecido esta mañana en la sesión de control: que hay masificación en las cárceles porque el PP no construyó ninguna nueva mientras estuvo en el Gobierno. No, el continuo endurecimiento de la legislación no tiene nada que ver, eh, ministro. Y no, no voy a hablar del etarra muerto, no sea que me demande por ejercer la libertad de expresión. Sólo recordarle una cosa: régimen de incomunicación.

No hay comentarios: