martes, abril 10, 2012

El obispo en TVE

No me gusta hablar de las declaraciones polémicas y escándalos que salpican de cuando en cuando a la Iglesia Católica. Debo decir que fui bautizado e hice la Primera Comunión, pero cuando tuve más conciencia de que, aparte de creer o no en la existencia de un ser superior, con lo que no estaba de acuerdo era con el proceder y las actitudes y pensamientos de los miembros y portavoces de esta religión, apostaté. Y considero desde hace bastante que dar pábulo, conceder hueco, a esas declaraciones y hechos, no debía hacerlo. Allá quien decida hacer caso de lo que dicen esos señores. En todo caso, sí que denuncio de vez en cuando las subvenciones públicas que recibe la Iglesia Católica en España. En los Presupuestos que acaba de presentar el Gobierno, recibirá 159 millones de euros vía IRPF. Como también que los cargos públicos encabecen las procesiones, o juren sobre la Biblia o con un crucifijo delante. También me gustaría la supresión del Concordato. Creo que las religiones (todas) se deberían de financiar solo con las aportaciones de sus fieles, en igualdad de condiciones. Por dejarlo claro: casilla del IRPF, tampoco. Porque ahí solo hay casilla para una. Autofinanciación para todas.

Declaraciones polémicas de los representantes eclesiásticos hay muchas. Tenemos al de Tenerife, al de San Sebastián, al de Córdoba... El último ha sido el de Alcalá de Henares. Pero no quiero hablar tanto de lo que ha dicho como del hecho de que TVE emitiera la misa donde se produjeron sus declaraciones, dentro de las transmisiones con motivo de la Semana Santa. Hay quien ha pedido que el vídeo sea retirado de la web de RTVE, y el director de la web, Ricardo Villa Asensi, ha dicho en su cuenta de Twitter que considera que la opinión del obispo no debería de ser censurada, se comparta o no lo que ha dicho. Ahí estoy de acuerdo: de no ser por la emisión, quizá no hubiéramos sabido lo que ha dicho. Claro que igual el obispo ha dicho eso sabiendo precisamente que le iban a televisar. Ve a saber. Pero ese no es el tema, ya que no le niego su libertad de expresión, por muchas barbaridades que diga.

Lo que yo cuestiono es el hecho de que TVE emita ceremonias religiosas de una única y concreta religión. Es una televisión pública y no debería tener esa preferencia. Solo debería informar de actos de la Iglesia Católica, o de cualquier otra religión, o emitirlos, cuando realmente sean noticia. Aunque España no tenga una religión oficial, no es un estado laico (como sí lo es el francés, por ejemplo) y los beneficios de todo tipo que aún conserva la religión católica son, creo, demasiados. TVE emitió en directo todos los actos de la última visita del papa Benedicto XVI a España. Que sea la religión mayoritaria no debería ser excusa: estamos, dicen, en un estado aconfesional, y resulta que en la TV estatal no se respeta a los no católicos.

Hago mías las palabras de la columnista de televisión del diario Ara Mònica Planas: "Pero si monseñor Antonio Reig Pla [así se llama el obispo] ha quedado retratado, su homilía ha puesto en evidencia el papel de la Iglesia en la televisión pública de un estado aconfesional. Hay que ver qué criterios se utilizan desde TVE para escoger a los responsables eclesiásticos que ofician misas en directo por televisión y si hay pactos (aunque sea de mínimos) con la homilía que se difundirá a todos los ciudadanos. ¿Cuál es el vínculo entre Iglesia y televisión pública? ¿Quién dirige los acuerdos?  ¿Qué seguimiento hay de los contenidos?". - El artículo es visible mediante suscripción gratuita que permite el visionado de dos artículos diarios. El diario Ara tiene artículos que pueden ver todos y luego una parte "Premium"-. Enlace al artículo.

También se pregunta María Blanco en VozPópuli: "¿es de recibo que se emita por la televisión pública un acto religioso en el que parte del mismo consiste en adoctrinamiento (la homilía)?".

Planas plantea preguntas interesantes. Dudo que alguien en RTVE vaya a contestar. Menos ahora.

No hay comentarios: