lunes, mayo 16, 2011

¿Política o tribunales?

El diario El País ha estrenado un nuevo espacio vertical en su página web dedicado de forma íntegra a la política. Su dirección es http://politica.elpais.com/ y Juan Varela lo analiza en Periodistas 21. Varela disecciona las características técnicas, de usabilidad y visuales del formato, no el contenido, que es lo que yo vengo a observar aquí. Primero hay que decir que esta sección se ha separado, en el menú superior, de la de España, como he remarcado en rojo en la primera captura. Un poco caótica esta decisión, creo, ya que ambas secciones comparten muchos contenidos, de modo que a menudo vamos a tener lo mismo por partida doble.


Y mi objeción, que vengo a plantear, es acerca de la información principal con que el diario ha decidido inaugurar y encabezar esta nueva sección: "La 'doctrina Parot' se tambalea en el Tribunal Constitucional". Mi pregunta es bien sencilla: ¿esta noticia se puede considerar información política? Mi opinión es que es una noticia de tribunales y debería ir en la sección España (ya que los medios han decidido mayoritariamente suprimir la antigua denominación de "Nacional").

¿En qué podría justificarse el diario para incluir esta noticia en "Política"? Bien, el escaneado de la página principal de esta nueva sección parece responder a esta incógnita:


Las cinco noticias que hay debajo de la principal ya reseñada son: "Bildu delega en el mediador Currin la negociación de los presos de ETA", "Ahora le toca mover ficha a ETA" (entrevista al Lehendakari donde le preguntan por Bildu), "Bildu tendrá el 18% de los votos y los vascos lo ven como un paso a la paz", "La coalición [o sea, Bildu] aviva los recelos del PP" y "Los presos de ETA que se beneficiarían si se deroga la 'doctrina Parot'". Solo la primera, de forma indirecta, y la quinta, de forma directa, tienen relación, a mi parecer, con la noticia principal.

¿Qué ocurre aquí? Implícitamente, solapadamente, creo que mezclar a la coalición Bildu con una noticia relativa a la doctrina de aplicación de condenas a los presos de ETA marca una intención por parte del periódico de relacionar, de vincular a dicha coalición con la banda terrorista, a pesar de que el Tribunal Constitucional, revocando una sentencia previa del Tribunal Supremo, ha concluido que no hay razones, ahora mismo, que justifiquen la ilegalización de la coalición al no haberse acreditado de forma suficiente una posible relación o subordinación a los postulados de ETA. No sé si se ha hecho de forma consciente o no, pero ya digo, en mi opinión esta noticia sobre la 'doctrina Parot' 1) no es de política y 2) las noticias relativas a Bildu, por regla general, no deberían estar vinculadas a ella, salvo la primera sobre que esta coalición ha delegado en Brian Currin el tema de la negociación sobre los presos etarras.

Y, por otro lado, la inclusión de una noticia así en la sección de política viene a poner de relieve dos cosas: a) cómo no hay efectiva separación de poderes, ya que se mezclan los poderes legislativo y ejecutivo (política, ya que Congreso y Senado confeccionan las leyes y el Gobierno las sanciona) con el judicial, y por ello la contaminación que se ha producido, y b) cómo la famosa Ley de Partidos fue creada con la única intención de ilegalizar, una y otra vez, las formaciones políticas creadas bajo el paraguas de la llamada "izquierda abertzale", por más que condenaran la violencia y apostaran por la vía democrática, mientras que ni por asomo se plantea la posibilidad de ilegalizar otras formaciones políticas, éstas de extrema derecha, que defienden postulados claramente xenófobos, homófobos e incluso antidemocráticos.

Dicho lo cual, habrá que esperar a una posible acción armada de ETA (ojalá que no se produzca ninguna, por supuesto) para ver si Bildu la condena de forma explícita o no. Pero de momento, meter a Bildu bajo el paraguas de una información relacionada con ETA me parecen ganas de vincular ambos conceptos, aparte de mi consideración inicial de que esta noticia no es de política sino de tribunales. Pero, repito, la política lo ha terminado por contaminar todo, empezando por la Justicia. De ahí que políticos del Partido Popular y diferentes colectivos reclamaran al Gobierno que impulsara la ilegalización de Bildu, para que no pudiera concurrir a las elecciones del día 22, cuando es tarea que corresponde a la Abogacía y a la Fiscalía General del Estado. Muestra de que nadie duda de que ambas instancias responden a los designios del Ejecutivo, de que no son independientes, y no hay ganas de disimularlo.

No hay comentarios: