domingo, diciembre 19, 2010

Instalados en el pesimismo

No podemos decir otra cosa. España está instalada en el pesimismo. El Gobierno socialista ultima la reforma de las pensiones, ampliando la edad de jubilación (con flexibilidad, dicen) hasta los 67 años contra el criterio del Pacto de Toledo. El Gobierno recurre al ejército para resolver un conflicto laboral, el de los controladores, y retuerce la legalidad. Textos de Ruiz Soroa y S. González. Se inaugura un AVE que no es ni de lejos todo lo bonito que se nos quiere vender. El martes día 21 la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso tratará y se supone que aprobará la LES (Ley de Economía Sostenible), con la restrictiva Ley Sinde incluida (leer #Sindegate). El recibo eléctrico podría subir hasta un 10% en enero (un 4,8% de media). El Gobierno no se decide a pararla y la CNE critica la propuesta... Porque se queda corta. El Consejo de Europa ha determinado que los sueldos españoles son injustos y demasiado bajos. La pluralidad mediática se reduce y se va a casa Iñaki Gabilondo. La pésima reforma electoral (CC dice que recurrirá). La tensión entre las dos Coreas parece lejos de disminuir. Las manchas de basura flotante invaden los océanos y los espacios naturales.

Pero una amiga me ha dejado claro que bastante mal están las cosas como para que encima andemos echando más mierda. Así que intentemos ser optimistas. Tengo dinero en el banco, donde tengo ingresos regulares. He viajado a Barcelona y he podido ver parte de la misma seis días. He viajado a Madrid un día y he podido ver parte del Museo del Prado. En Barcelona pude ver a una amiga a la que no me encontraba en persona desde hace por lo menos tres años, y en las últimas tres semanas he visto dos veces en carne y hueso a una chica estupenda a la que sólo conocía de las redes sociales, y he de decir que la impresión ha sido muy positiva. Esperemos que ella piense algo parecido, porque admito que soy una persona bastante rara (depende de lo que uno entienda por raro). Además, no tengo problemas graves de salud y todos mis familiares están bien. Todos tienen sus problemas, y sé que a algunos de mis tíos les queda cada año que pasa menos tiempo para dejarnos, pero intento/intentaré disfrutar de su presencia mientras pueda. Además, estoy haciendo un máster en periodismo. Todavía queda la parte más dura (intentaré adelantar algo de trabajo en estas fechas navideñas), pero de momento estoy contento con lo que estoy aprendiendo en el mismo y, quién sabe, igual el estímulo que siento actualmente se mantiene y en dos o tres años (el máster debe acabar en verano) tenga una tesis doctoral entre manos. Visto que el mercado laboral en mi área no mejora, la docencia y la investigación pueden resultar una alternativa más que aceptable. Así que a levantar el ánimo. Porque si es por nuestros políticos o nuestros medios de comunicación, casi todos lamentables, desde luego que no levantamos cabeza.

Alguna buena noticia: la Cumbre de Cancún no parece haber ido tan mal y el señor que lucha contra el Banco Santander todo indica que ganó su primera batalla. La justicia ha determinado que la Policía danesa actuó de forma ilegal cuando en diciembre de 2009 detuvo de forma preventiva a 905 personas durante la Cumbre del Clima (escribe de ello López de Uralde). EE UU demanda a BP y otras ocho empresas por el vertido del golfo de México. El pueblo sami y el gobierno de Finlandia han firmado un acuerdo por el que se excluyen de la tala industrial 80.000 Ha de bosque boreal. Y Wikileaks es un signo de rebeldía y esperanza, de momento. La batalla se centra mucho en su fundador Julian Assange y su posible extradición final a EE UU, pero puede que el sitio, y los que le sigan, puedan continuar sin él. Además, para un no fumador, supone una buena noticia que la ley antitabaco salga intacta del Senado. No es mucho, supongo, pero prefiero intentar aplicar la recomendación de mi amiga dentro de lo que me sea posible. No será fácil.

1 comentario:

John Constantine dijo...

Ánimo, enhorabuena por el blog y lo personal y ójala que en el futuo la cosa te siga así.

Yo también estoy, en lo personal y profesional, en una posición más que envidiable... pero tengo claro que, en unos 4 o 5 años que termine de pagar mi casa, dejo mi trabajo de informático y me marcho a Centro o norte de Europa. Por mucho que intenten engañar a la gente "España no es el mejor país para vivir". España es el mejor páis para divertirte y casi el peor país de Europa para vivir.