domingo, noviembre 14, 2010

¿Imponer el Vaticano las leyes aquí?

Zapatero en la campaña de las elecciones catalanas. Ha dicho que no permitirá que el Vaticano imponga las leyes españolas. Ni falta que hace. Ya las impone, desde la firma del Concordato de 1979. Recoge algunos acuerdos manifiestamente anticonstitucionales y está redactado antes de aprobarse la Carta Magna, pero aprobado después para dar la apariencia de que encajaba dentro del orden constitucional. Se suponía que la Ley de Libertad Religiosa que estaba preparando el Ejecutivo iba a revisar dicho texto, pero como, aludiendo a la falta de consenso, han decidido aplazar esta ley sine die, pues nada. Y eso que este Gobierno ha aprobado cosas que tampoco tenían consenso. Además el Gobierno aporta a las arcas católicas 6.000 millones anuales.

El año pasado el titular del Juzgado de lo Social número 34 de Madrid, Antonio Seoane, elevó una cuestión de inconstitucionalidad al Tribunal Constitucional por la legalidad o no del Concordato.

Dos textos:

Santiago Castellà: "Luz y tinieblas del Concordato de España con la Santa Sede".

Julio González: "Concordato de 1979: necesidad de una revisión urgente".

La visita del Papa ha estimulado a los obispos. El cardenal Antonio Cañizares ha alertado contra "el laicismo radical y agresivo" y su homólogo Rouco Varela dice que "hay que evangelizar a una sociedad que ha apostatado". Francamente, muy desacertado esto último, teniendo en cuenta lo complicado que es apostatar en este país. El proceso para hacerlo está lleno de trabas y, es más, desde septiembre de 2008 el Tribunal Supremo impide que la Iglesia deba anotar la fe de apostasía en el libro de bautizos, una sentencia que supone, de facto, la imposibilidad de apostatar, ya que vacía de contenido y soporte legal civil ese derecho. Yo lo hice antes de esa fecha. Así que eso de que la sociedad ha apostatado, pues se debe referir el cardenal a otra cosa.

No me quiero olvidar del Sáhara. Ojo a una foto de esta entrada. Trinidad Jiménez apoyando la libertad del territorio en una manifestación de 2003. Ahora ha desaparecido. Hipócrita.

Más sobre laicismo:

Los padres que han logrado que quiten los crucifijos del colegio de sus hijos reivindican un Estado aconfesional. Artículos de opinión de Isaac Rosa y de Luis García Montero. Y un claro editorial de El País sobre la mentira de lo dicho ayer por Zapatero, esto es, que dice que el Papa no manda en las leyes españolas pero sí que lo hace.

Isaac Rosa: 'Para que luego diga el presidente del Gobierno que no hay prisa por cambiar la ley ya que “la libertad religiosa se ejerce sin ningún problema” y “el principio de aconfesionalidad del Estado funciona muy bien”. Sí, lo dice alguien que tiene atornillado un crucifijo en la mesa donde toman posesión los ministros'.

Del editorial: 'No se trata de que no pueda haber acuerdos con el Vaticano, sino de que los negociados en la Transición se adapten a los principios constitucionales. El lógico respeto a una religión que es mayoritaria en la sociedad española no justifica que los socialistas hayan mantenido y mejorado la situación de privilegio de la Iglesia católica en un Estado no confesional'.

No hay comentarios: