domingo, agosto 01, 2010

Unos pierden la cabeza y otros el prestigio

Continuando donde lo dejé en la entrada anterior.

El diario El País sigue demostrando que, si ellos son el periódico más vendido y leído de España, madre mía cómo serán los demás. Mientras ABC, La Razón, El Mundo y la Gaceta se han posicionado claramente a favor de las corridas y atacado a Cataluña, y Público lo ha hecho claramente a favor de la prohibición, al igual que los diarios editados en Cataluña, por parte de El País está claro que yo y otros muchos lectores esperábamos un tratamiento y una respuesta más ponderados y equilibrados, pero no ha sido así. Ha cometido varios errores en la última semana a la hora de realizar la cobertura de este acontecimiento, tal como se señala en el artículo escrito por su Defensora del Lector, Milagros Pérez Oliva. Las acusaciones son de haber informado de forma tendenciosa y sesgada, haber mantenido una postura incoherente entre las secciones de Opinión y de Cultura, donde los criterios de elección y de tendencia de los artículos han sido claramente opuestos y, en fin, de haber dado más relevancia a los escritos de los protaurinos que a los de los antitaurinos, en parte porque, al intentar corregir un error han cometido otro mayor, según se explica en el texto. Primero le dieron mucho bombo a la parte de los antitaurinos y luego quisieron compensar dándoselo a los protaurinos, pero se les fue la mano en ello. Evidentemente, esto redunda en el desprestigio de este medio. Dejando aparte el hecho de que podemos incluso discutir el hecho de que El País decida que los textos sobre las corridas de toros hayan de ser incluidos en la sección de Cultura.

Y el tratamiento también se las trae. Copio: "Aparte del desequilibrio en la opinión, algunos lectores consideran desafortunados otros aspectos de la cobertura. Emilio Escrivà Montó, de Valencia, critica por ejemplo el titular Cataluña entra a matar, del miércoles 28 [en el faldón superior]. Le parece de una ligereza inaceptable. A Emilio Fonseca le ha parecido mal que en varias de las crónicas del debate parlamentario el periodista haya recurrido de forma insistente a las metáforas taurinas. Es uno de los firmantes de la iniciativa legislativa y considera una burla que se utilicen expresiones como "estocada", "golpe de banderilla" o "rejoneo" para describir las posiciones y argumentos de quienes se oponen a esas formas de violencia en el ruedo". Sin olvidarnos del titular empleado en portada y a cinco columnas el día después de la votación, que también emplea argot taurino, con un inclasificable Cataluña da la puntilla a los toros. Tanto si el autor de estos despropósitos es favorable a las corridas, como si ha querido hacerse el gracioso, es para untarlo de brea y plumas (ver alguna historieta de Lucky Luke como Daisy Town).

Otro error del diario El País es haber incluido la polémica sobre las corridas de toros en la habitual encuesta de opinión que para este medio elabora la empresa Metroscopia. Se ve que alguien en las altas esferas del periódico de Prisa estaba muy aburrido o seco de ideas, y ha visto que el asunto le podía venir bien para las ventas, quién sabe. Encuesta en la que, como siempre, han preguntado por la intención de voto citando únicamente a PSOE y PP. Se han defendido en alguna ocasión diciendo que ellos no están fomentando el bipartidismo, sino que se limitan a reflejar la realidad, y es que sólo esos dos partidos pueden llegar a gobernar. Pero claro, si sólo hablan de PSOE y PP e insisten en ningunear a los demás, lo que hacen es contribuir a que la situación de injusticia siga como está. Ayudan a que nada cambie. Es como aquello de que no te puede tocar la lotería si no la compras. Pues si no hablas nunca de Izquierda Unida, por ejemplo... Vamos, que parece que a El País le interesa sobremanera que todo siga como está. Será para poder seguir pidiendo favores al gobierno de turno.

Ayer un hombre murió enganchado por el cuello con los sistemas de anclaje de un toro embolado en la Comunidad Valenciana, que le seccionaron la arteria. Ha habido muertos otras veces, cinco desde el año 2000. En este caso parece que el individuo en cuestión fue muy imprudente y antes del suceso que le costó la vida había sido expulsado en dos ocasiones del recinto, porque vieron que no estaba en condiciones (posiblemente ebrio). Yo no opino si esta práctica debe eliminarse o no, pero en el caso de Cataluña sí es curioso asistir al doble juego de algunos políticos, que defienden esta actividad mientras se significan en contra de las corridas de toros. Ellos sabrán, porque le dan pie a la prensa cavernaria para que les ataque.

En la entrada anterior dije que, evidentemente, hay y habrá muchos catalanes con ansias de independencia por el simple hecho de no tener que compartir suelo y nacionalidad con según qué periódicos, según qué supuestos periodistas que deshonran la profesión todos los días, según qué políticos, según qué ciudadanos exaltados, etcétera. En todo caso imagino que querrían compartir cosas y causas comunes con aquellos españoles que les valoran, no con aquellos que les desprecian. Que por desgracia son los más ruidosos y visibles.

Tras la prohibición aprobada por el Parlamento de Cataluña, que entrará en vigor en 2012, el sector taurino, que en un primer momento quedó estupefacto, ha tratado de reaccionar con rapidez. Lo primero que se produjo fue una reunión entre toreros y apoderados. Una de las cosas que acordaron fue pedir ayuda a la ministra de Cultura, que enseguida, entrevistada en la radio, se declaró aficionada a las corridas de toros y se apresuró a dejar clara la vertiente cultural que para ella tienen las corridas. Repito una cosa: tenemos que tener muy claro qué es lo que queremos considerar cultura. Yéndome a la tremenda (eso que tanto gusta en este país), en los países africanos en que se practica la ablación de clítoris, la defienden diciendo que forma parte de su cultura. Aquí, por supuesto, es delito. E igual que muchos españoles consideran que las corridas de toros son cultura, otros muchos pueden considerar que no lo es, y rechazar que algo así pueda tener tal consideración.

Esta tarde ha tenido lugar la primera corrida de toros en la Monumental de Barcelona tras la prohibición. Se han producido enfrentamientos entre 'antis' y 'pros' en el exterior del coso. Se ha leído el manifiesto elaborado por la llamada 'Mesa del Toro' expresando su repulsa por la decisión votada democráticamente en el Parlamento de Cataluña. Por megafonía se ha dicho que todo era una "manipulación política". ¿Dónde, si esto viene de una Iniciativa Legislativa Popular (ILP), que consiste en que si consigues recoger un cierto número de firmas puedes llevar una propuesta al parlamento y, si pasa todas las instancias y cumple todos los requisitos, puedes tener la oportunidad de que se vote? ¿De qué "manipulación política" hablan? ¿Es manipulación política decir por ejemplo que las corridas de toros llevan varios años muriendo lentamente, en parte por la mala calidad de los festejos o las taras genéticas de los astados? Según porcentajes citados este domingo por Público, Asturias, Galicia y Baleares celebraron menos de diez festejos en todo 2009. Y entre 2007 y 2009 el número de festejos cayó el 53% en Murcia, el 41% en Andalucía, el 31% en Castilla-La Mancha y el 26% en Madrid. No parece que sea sólo cosa de Cataluña, donde por cierto la afluencia a las corridas es bajísima. El único error de los parlamentarios catalanes puede haber sido, aunque hayan votado en conciencia la propuesta, prohibir algo que lleva camino de caerse por sí solo. Hecho éste que los protaurinos no quieren admitir.

Rematadamente sesgado y protaurino ha sido el inicio del informativo nocturno de Antena 3 al respecto de la corrida de toros celebrada en la Monumental de Barcelona. El tratamiento dado a los diestros que en ella han tomado aparte, si observamos imágenes y narración, es poco menos que de héroes nacionales, hidalgos de la patria, defensores de la tradición inalienable (desde el 06:57 del primer fragmento al 00:10 del segundo). Y otro vídeo donde se entrevista a turistas y lugareños, todos en defensa de la "Fiesta". Que también es sesgado que Antena 3 la llame así. ¿Qué fiesta? La presentadora del informativo ha hecho suyas las palabras sobre la denuncia de la supuesta "manipulación política". Tendría que haber dicho "la que el mundo del toro califica de 'manipulación política", para no significarse (06:10 a 06:20). En el vídeo se habla de "público, eso sí, escaso", pero los planos sólo enfocan sectores con público, para dar la falsa apariencia de más aforo. Penoso. Pensarán que, claro, ¿para qué disimular? ¿Para qué aparentar objetividad, cuando es más divertido manipular a tu antojo? Todo muy lamentable.

Una falsedad a desmontar es que la prohibición aprobada en Cataluña sea una venganza por la sentencia del Estatut o por la victoria de España en el Mundial. Lo dijo Mayor Oreja y la dueña del bar más taurino de Barcelona no dudó en seguir su estela. Una mentira mil veces repetida no ha por ello de convertirse en verdad. Por desgracia, a los protaurinos no habrá manera de convencerles de su error. Sobre todo porque hundiría parte de su argumentario. Y es que, aparte de que en Canarias no hay corridas desde 1991, hecho obviado de forma interesada, la plataforma que elaboró la Iniciativa Legislativa Popular que se tramitó en las cortes catalanas tiene como cabeza visible a un ciudadano argentino. Pero dará igual. Los que no quieren ni ver ni oír ni callar seguramente dirán que este señor es un hombre de paja, que tiene un oscuro pasado y que los peligrosísimos independentistas catalanes están detrás. La España negra es así. No dejes que la realidad te estropee una buena polémica con la que puedes alimentar las portadas y la semilla del odio durante semanas o meses.

Otra falsedad es que la supervivencia del toro como especie corra peligro sin las corridas. El Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino, consultado por Público, considera que, del total del censo de reses bravas, "sólo un escaso número de animales se dedica a los espectáculos taurinos". Medio Ambiente señala que el número de reses bravas en la actualidad es de 275.748 ejemplares inscritos. Cada año, se utilizan alrededor de 15.000 toros en los distintos festejos taurinos que tienen lugar en toda España. Una opción viable es dedicar su carne al consumo. Además se indica que el "toro de lidia" ya es hoy por hoy una estirpe protegida en el catálogo oficial como raza autóctona, circunstancia que obliga a su fomento y protección por parte de las administraciones. Que por cierto, ¿por qué llamarlo "toro de lidia" y no simplemente "toro"? Como se dice en los comentarios a la noticia, el "toro de lidia" no es ninguna especie de toro aparte, simplemente el nombre que se le da al toro que se emplea para las corridas. Y si no sirven ni para corridas ni para comida, que les dejen sueltos en el campo.

¿Que se va a quedar mucha gente en el paro? También se fueron al paro los fabricantes de fonógrafos cuando se inventó la radio o el tocadiscos, o los de máquinas de escribir por culpa del ordenador. El toro no corre peligro de extinción en absoluto, sino la lidia, o sea, el negocio que se hace a su costa. Más y más falacias. Pero por más que uno se empeñe en esta labor, o por más cargado que crea uno estar cargado de razón, ya digo que siempre habrá gente a la que la verdad le entre por un oído y le salga por el otro. Los escasos asistentes a la Monumental invocaban a la "libertad". Cuando según quién invoca a la libertad, es para echarse a temblar. Como la "señora" que según parece ha dicho "Hoy en día no se puede prohibir nada" y mezclaba los toros con el aborto. Se hacen llamar "defensores de la libertad". Mucho cuidado con ellos.

2 comentarios:

John Constantine dijo...

Vale que ya hemos comentado la cosa mogollón de veces, Jorge, pero ¿qué esperanzas os quedan en este pais a los -cada vez mas escasos- periodistas de profesión y estudios que quieren de verdad periodismo de calidad y medianamente independiente? Porque yo soy informatico y cuando me planteo el irme a otro país no lo veo fácil, pero bueno, es una profesión digamos relativamente fácil de ejercer en otros paises,pero ¿algo tan localizado como es el periodismo, con tantos y tantos factores que dependen de la idiosincrasia local?

Jorge Sánchez dijo...

Pues espera, que dentro de un par de posts vuelvo a hablar mal de la profesión, ja ja.