sábado, agosto 07, 2010

Personas que se van

En la reducción de altos cargos aprobada en abril por el Consejo de Ministros se contaba [aparte de la incalificable rebaja de la Biblioteca Nacional, de dirección a subdirección general, lo que resultó en la dimisión de Milagros del Corral] el cese de David Cierco como director general para el desarrollo de la Sociedad de Información. Se dio como uno de los motivos sus malas relaciones con el entonces secretario de Estado de Telecomunicaciones, Francisco Ros. Éste fue relevado hace un par de semanas, habiendo sido el artífice de la implantación de ese cajón desastre llamado TDT, y famoso además por haber hecho declaraciones en contra de la neutralidad de la red y a favor de la industria de las telecomunicaciones. Ahora acaba de hacerse pública la destitución del director general de Industrias Culturales, Guillermo Corral Van Damme. Parece que su futuro más inmediato está en la Embajada de España en Washington. A los tres hay que decirles aquello de "tanta paz lleves como descanso dejas". Del Corral fue el interlocutor principal del Ministerio de Cultura en aquella reunión con personas como Ignacio Escolar, Fernando Berlín, Enrique Dans o Julio Alonso, firmantes del Manifiesto donde se posicionaban, con la adhesión de miles de internautas españoles, en contra de las reformas legales que en materia de Internet y derechos de propiedad intelectual, entre otras cosas, se incluían en un sospechoso y muy oculto anexo, llamado "Ley Sinde" a partir de la ministra de Cultura, inserto con calzador en la llamada Ley de Economía Sostenible (LES). La ministra sólo se dignó a estar media hora en aquella reunión y Del Corral fue el elemento más combativo por parte del Ministerio, defendiendo la cruzada contra las descargas de contenidos. Lo siguió haciendo en varios reportajes televisivos. No sabemos en qué cajón de la administración anda cogiendo polvo la famosa LES, que se vendió por parte del Presidente del Gobierno como el cambio del modelo productivo y que puede que ni vea la luz en esta legislatura, entre otras cosas porque muchas de las cosas que planteaba ahora no son posibles debido a los recortes presupuestarios. La gestión de Sinde al frente de Cultura ha sido poco menos que desastrosa, cuando no rayando en la prevaricación en el tema de las subvenciones, que por supuesto nadie ha querido investigar. El caso es que, con la marcha de Cierco primero, y sobre todo las tan seguidas de Ros y Corral, el Gobierno se ha desecho de tapadillo y con "veranidad" (por aquello de nocturnidad) de tres de las personas, sobre todo Ros y Corral, ya decimos, que más daño han hecho a los derechos civiles en España en el último año y medio. El Gobierno, por medio de éstas y otras personas, ha tratado y trata de lograr unos propósitos tales que estos: canales de TDT pésimos y llenos de refritos para contentar a los gigantes de la comunicación y que no informen mal de quien les ha dado los "multiplex"; conservación de un modelo anquilosado de "industria cultural", y persiguiendo a los usuarios, en vez de apostar por la necesaria transformación; y proponer medidas legislativas coercitivas en el seno de la Unión Europea para atacar a la llamada neutralidad de la red y favorecer, como en los dos ejemplos anteriores, a la industria del ramo. A Cierco lo licenciaron dentro de un paquete de ceses más amplio para despistar, aunque seguro que el Gobierno no esperaba el revuelo montado con la Biblioteca Nacional. Y a los dos últimos, Ros y Corral, los larga en pleno verano, para que no nos enteremos. Así se comporta el Gobierno.

No hay comentarios: