miércoles, noviembre 17, 2004

Primer ensayo

No parece un buen día para estrenarse intentando usar el Blogger. La NBC ha podido emitir un vídeo grabado por uno de los periodistas que marchan empotrados con las tropas estadounidenses en Irak, y uno de los soldados ha disparado a un combatiente que yacía en el suelo, herido y desarmado, en lo que supone una flagrante violación del derecho internacional, que ya sabemos los usamericanos se pasan por el arco del triunfo. El soldadito valiente en cuestión está arrestado, pero aún tienen que dilucidar si actuó, atención ¡en defensa propia! Agárrense los machos, muchachos... Vale: han arrasado la ciudad de Faluya, de la que no ha quedado piedra sobre piedra, han matado a más de 1.200 personas, y han motivado el desplazamiento de otras cien mil, con la consiguiente catástrofe humana, ¿y aún tienen semejante rostro? Y ahora Mosul, hala, sin parar. Y encima dicen estar "defendiendo a su país". También en Irak, todo parece indicar que habría sido ejecutada la mujer de doble nacionalidad británico-iraquí, que fue secuestrada el 19 de octubre y llevaba allí 30 años trabajando en labores humanitarias.

Un chaval de 16 años que colaboró en el transporte de explosivos de Asturias a Madrid es el primer condenado por los atentados del 11-M. Y el jefe de la Guardia Civil de Gijón ha sido destituido por no poner en manos de los investigadores una cinta de 2001 en la que un confidente hablaba de cómo colocar bombas en teléfonos móviles.

Por lo demás, Aznar tan conciliador como siempre en una vomitiva y accidentada conferencia de la fundación que con tanta gracia preside, la FAES, que también podría llamarse "Yo me lo guiso y yo me lo como", porque vamos, esta fundación es sólo él, él, y nada más que él. Debería poner "fundación" con mayúscula, pero tratándose de "esta" no pienso hacerlo. Se supone que sus siglas significan "fundación para el análisis y los estudios sociales", aunque se me ocurren otros significados...

Y siguen las comparecencias de militares en la Audiencia Nacional para aclarar lo relativo al accidente de Yak 42, un avión militar que a finales de mayo de 2003 se estrelló en Turquía mientras transportaba a 62 militares españoles que volvían de Afganistán. A estas alturas todo el mundo sabe que los pilotos no habían dormido en horas, que el avión era chatarra y que la contratación fue irregular, pero el ex ministro del ramo sigue tan pancho en su sillón de diputado.

Uf, pues estreno acabado. Pero me temo que mañana habrá que seguir, si me animo, con los mismos temas, una vez leída la prensa del día.

No hay comentarios: