martes, diciembre 31, 2013

La Consulta

Vaya por delante que este el blog personal de un periodista que está en paro y que de Derecho sabe lo justo. O sea, que aquí me va mi opinión y que puedo cometer errores.

Hay un acuerdo entre varios partidos políticos catalanes para que el 9 de noviembre de 2014 haya una consulta con dos preguntas. Si se celebra, puedes contestar que sí a las dos, que 'sí' a la primera y que 'no' a la segunda y que 'no' a la primera (en este caso tendría poco sentido responder a la segunda). Si es que quieres votar.

No es un referéndum porque según el artículo 149 de la Constitución el Estado tiene competencia exclusiva sobre la materia de la autorización para la convocatoria de consultas populares por vía de referéndum. El Estado le podría ceder la competencia, pero es algo que al parecer no va a ocurrir. Así que es una consulta. Y me suscita varias dudas, como por ejemplo quién va a poder votar en ella y cómo van a contabilizar a la gente. O sea, si van a poder votar a partir de 16 años, si solo españoles (catalanes), o si también ciudadanos comunitarios (del resto de países de la UE) y extracomunitarios. ¿Cómo la van a organizar, si ni siquiera han aprobado la Ley de Consultas en el Parlament?

Sea como fuere, tendrán que recurrir a los padrones de los ayuntamientos (o vaya usted a saber qué) para identificar a las personas que voten. Al menos cuando fui a los referendos del estatuto andaluz y de la Constitución Europea, aunque presenté el DNI, en la mesa tenían el censo para contrastar. Y de nuevo, el Estado no les va a dejar el censo. Y quizá algún ayuntamiento, como los que pueden gobernar PP y PSC, tampoco. Si se lleva a cabo la consulta, que ya ha dicho el Gobierno que va a impedir que se celebre. Ahora, pongamos que se celebre. Puede que muchos de los votantes den un 'sí' a la primera y un 'no' a la segunda. ¿Cómo valorar el resultado entonces?

¿Y si hay mucha abstención? Esa debería ser la opción mayoritaria de las personas favorables al mantenimiento de la situación actual, como defienden PP o Ciutadans, ya que el simple hecho de participar en la consulta, aunque fuera para votar 'no' a la primera cuestión, implicaría reconocer la validez de la misma. ¿Con cuánto porcentaje de 'síes' a la segunda podrían los organizadores presentarse y decir al Gobierno español que les escuche? Un 51-47 o similar solo contribuiría a acentuar la división en la sociedad catalana. ¿Qué haría Artur Mas a la mañana siguiente, declarar unilateralmente la independencia? En teoría no, porque solo es una consulta sin validez legal o jurídica, es decir, para pulsar la opinión de la población y poner el resultado sobre la mesa. Aunque exista el precedente de Lluis Companys, dudo que Mas vaya a llegar a ese nivel. Un acuerdo amistoso con el Gobierno español parece a estas alturas imposible, dado el inmovilismo de ambas partes.

Lo han dicho ya muchos analistas y coincido: el inicio de la situación actual creo que parte del error cometido por el PSC cuando propuso reformar el Estatuto de 1979. La versión retocada entró en vigor en 2006, y casi sería más ajustado hablar de versión recortada, ya que partes del texto fueron recurridas por el PP al Tribunal Constitucional, y anuladas en 2010. El hoy partido en el Gobierno incluso hizo una campaña de recogida de firmas por toda España. Eso abundó en lo que varios han dado en llamar "desafección". Que tras ello muchos catalanes se sintieran frustrados e incluso engañados es comprensible. Aquello ha derivado en una espiral (de silencio o no) que nos ha llevado a la situación presente. La desconfianza es lógica puesto que textos similares en otros estatutos como el andaluz no fueron recurridos.

Ante una posible independencia de Cataluña, hay una situación que Artur Mas no ha querido admitir hasta hace unos días, quizá pensando en que le restaría apoyos, y es la salida de la UE, ya que el país miembro es España. En realidad, quien de verdad quiera la independencia ya sabe que esto puede pasar y lo asume. Que hasta ahora no se haya explicado o admitido está en el debe de los promotores de la consulta. Han de explicar claramente los pros y contras de la independencia, para que quien vaya a votar en la consulta (si se celebra) lo haga bien informado y siendo consciente de las posibles consecuencias. De paso, Mas también ha admitido que de no celebrarse la consulta, convocaría elecciones anticipadas, que tendrían el añadido de "plebiscitarias". Con la salvedad de que las anteriores ya fueron anticipadas y también recibieron ese apelativo. El resultado fue que ganó pero perdiendo doce escaños. En los recientes sondeos de opinión publicados, CiU ha seguido perdiendo apoyos y ERC ganándolos. Unas posibles elecciones en Cataluña allá por 2015 o incluso antes pueden acabar con Oriol Junqueras en el balcón de Sant Jaume.

En verdad considero que Junqueras y su formación son los grandes ganadores, pase lo que pase. Siempre han apostado por la consulta (aunque sus impulsores sean la ANC). El desgaste lo tiene CiU porque es la formación que gobierna. ERC apoya sus medidas, incluso las más polémicas, pero no forma parte del Govern. Si se hace la consulta, ganan. Si no se hace, también. Es legítimo que Mas no quiera acabar como Ibarretxe, de ahí que no vaya a hacer como él, pero sí que puede acabar con la formación que preside fuera del sillón de la Generalitat, y puede que rota en dos. Una UCD a la catalana. ¿Mas en la cárcel y la autonomía suspendida? A once meses vista de la fecha anunciada, creo que eso son palabras mayores.

Hay voces que dicen que estamos ante una cortina de humo y que la confrontación beneficia a PP y a CiU (que para otras cosas están muy de acuerdo), que así no son interpelados por los recortes sociales y tienen una perfecta herramienta de distracción. Me encantaría saberlo. Si así fuera, estaríamos ante una tomadura de pelo de las que hacen época. A mí lo que de verdad me preocupa es lo que pasaría con los productos procedentes de Cataluña, ya que los compro habitualmente. Tengo amigos en Cataluña tanto a favor como en contra de la consulta. Ellos no me preocupan tanto porque lo seguirán siendo, tanto si tengo que ir allí con el pasaporte o solo con el DNI. A mí no me gustaría que Cataluña se marchase. Ahora bien, veo y escucho a algunas de las voces del PP y del Gobierno y comprendo el malestar de muchos catalanes. Yo tampoco querría compartir patria con según quién.

Cuenta atrás hasta el 9 de noviembre. Si lo que ha pasado hasta ahora me tiene bastante hastiado, no me quiero imaginar cómo será lo que falta. Feliz 2014.


1 comentario:

David dijo...

Me interesa poder encontrar en internet distintas cosas acerca de la política y por eso trato de aprender sobre ello. Muchas veces encuentro en blogs lo que deseo, y por eso en los departamentos en buenos aires en donde vivo trato de leer cosas vinculadas con la politica