sábado, junio 08, 2013

Mourinho

Tras tres temporadas, José Mourinho ha dejado de ser el entrenador del Real Madrid. Ha desatado filias y fobias. Hay quien dice que no ha dejado legado alguno y quien dice que su labor se valorará con el tiempo.

La realidad es que los resultados de un club de fútbol son los que cuentan, al margen del estilo, y solo deja una Liga (con récord, eso sí), una Copa y una Supercopa. Si miramos la historia del Real Madrid, son una gota en el océano. Y el precio a pagar (no me refiero al coste en los fichajes) ha sido muy alto.

Un precio pagado en pérdida prestigio institucional dentro de España (es más odiado en los otros estadios) y en división de la masa social del club (unos a favor de algunos jugadores y otros en contra). Soy de los que creen que dentro de un par de años nadie se acordará de él, al menos desde el punto de vista deportivo.

Estamos hablando de un señor que le metió el dedo en el ojo al segundo entrenador de otro equipo, por más que después se disculpase (menos de lo debido, en mi opinión). De un señor que se ha ausentado repetidas veces de las ruedas de prensa mandando a su segundo. De cara al exterior ha faltado información porque dejaron de emitirse partes médicos y porque en dos ocasiones, al final de esta temporada, se ha decretado la "Silenzio Stampa", no dando declaraciones a la prensa. Con esto, creían perjudicar a los medios, pero el verdadero perjudicado es el aficionado, que se queda sin información de su equipo.

Mourinho es de los de "o conmigo o contra mí", de modo que si pudo haber un día en el que puso a Casillas en una posible lista negra fue cuando, en plena escalada de confrontación con el FC Barcelona, éste llamó a Xavi para hacer las paces y que aquello no afectara a la Selección. El entrenador luso estuvo a punto de destrozar la convivencia del equipo campeón del Mundo y de Europa.

Al final de esta tercera temporada, al margen del resultado deportivo, Mourinho no ha tomado decisiones por criterios técnicos, sino por manías personales. Era lícito que le gustara más Diego López que Casillas, pero no la tomadura de pelo poniendo y luego quitando a Adán ni el tiempo que tardó en decirlo. Como tampoco es correcto cómo justificó la ausencia de Pepe diciendo que le había adelantado Varane y que eso frustró al defensa portugués. No es bueno atacar en público a uno de tus jugadores, le estás devaluando. Mientras un jugador esté bajo la disciplina del club, ha de ser defendido, tanto por los estamentos de la entidad como por los seguidores. ¿Que Pepe dijo algo inadecuado a la prensa sobre la suplencia de Casillas? Era labor del técnico evitarlo antes de que pasara.

Los seguidores del Real Madrid que han tomado partido por Mourinho frente a algunos jugadores (como Casillas o Sergio Ramos), además han culpado a la prensa. Han dicho que si la prensa deportiva de Madrid (de ámbito nacional, no lo olvidemos) ha atacado al Real Madrid y a Mourinho. Que si los medios han hecho campaña para lograr echarle. Bueno, pues si hay quien cree que As y Marca han de hablar bien del Real Madrid sí o sí, mal creído. No deben apoyar a nadie. Si lo hacen, no están haciendo periodismo sino forofismo, y si lo contrario les hace perder lectores, lo siento.

Echar la culpa a los medios de los malos resultados del equipo es absurdo, lo haga alguien del club o lo haga un seguidor. Si alguien de dentro del club decide castigar a esos medios o hacer que la gente se eche encima de ellos, también. Aficionado: si no te gusta lo que publica alguien, no lo leas. Club: no puedes usar las ruedas de prensa para tu guerra particular y atacar a un periodista o medio que no te caiga bien.

Y es de tontos atacar a los dos capitanes del equipo (sobre todo a uno) sin pruebas o por culpa de una información que el club desmintió. Y aunque fuera verdad. Decir que se es madridista y atacar a un jugador del equipo es de pocas luces. Es como escupir hacia arriba.

Cuando se le fichó, pensaba que simplemente se fichaba a un gran entrenador para intentar ganar títulos. Pero al final se ha acabado ganando muy poco, el equipo carece de un estilo de juego reconocible y este entrenador ha sido más noticia por lo que ha hecho y dicho fuera del campo. Claro que el colofón lo dio en el terreno de juego, siendo expulsado en la final de Copa del Rey ante el Atlético. Adiós muy buenas.

No hay comentarios: