lunes, mayo 06, 2013

Informativos de TVE, caída en barrena

El Consejo de Informativos de TVE se ha quejado varias veces acerca del tratamiento y los contenidos del programa "Informe Semanal" en lo que llevamos de legislatura. En la más reciente ocasión, con motivo de un reportaje donde se criminaliza la acción de protesta ciudadana denominada escrache, en el cual el alto número de entrevistados contrarios a esta práctica impide la más mínima ecuanimidad y donde se lanzan acusaciones contra la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca) sin que, postproducción mediante, a su portavoz Ada Colau se le dé margen para argumentar y defenderse de las mismas (16 segundos en doce minutos). El reportaje es sesgado y tendencioso. No obstante, el director del programa, Jenaro Castro, ha respondido que la pieza en cuestión es "neutral" e "imparcial". Según él, el reportaje cuenta con "numerosas voces a favor del acoso a miembros del PP". Una proporción de tres contra catorce le parece numerosa, por tanto. No sé en qué mundo vive este hombre. Que el reportaje buscara criminalizar a la PAH lo demuestra el hecho de que, como dice un articulista del periódico Diagonal, éstas fuesen las palabras más utilizadas del mismo: 1. Acoso (13 veces) 2. Coacción (8 veces) 3. Violencia (6 veces) 4. Intimidación (5 veces) 5. Amenaza (3 veces). El mismo colaborador ha destacado recientemente otra actuación discutible, en una entrevista realizada en el Canal 24 Horas al presidente de Ecuador, Rafael Correa.

Hay otro espacio de los Servicios Informativos de TVE sobre el que pende la sospecha de la falta de imparcialidad, y no es otro que "Audiencia Abierta", dedicado a glosar las bondades de la monarquía, y del que ya hablé en otra ocasión. Cuando se estrenó, allá por octubre, este espacio puramente promocional ya dejaba ver a las claras lo que pretendía. Si se dice que las actuaciones de los políticos y periodistas de Madrid son el mejor caldo de cultivo para fabricar independentistas en Cataluña, con este infame espacio televisivo se podría decir que es una buena manera de generar republicanos. Es decir, seguramente lo contrario de lo que se pretende, que es reforzar la institución monárquica. El último plato se nos sirvió este sábado día 4 (enlace). Al programa se le permitió grabar unas imágenes del rey en su despacho mientras se reunía con Rafael Spottorno, jefe de su Casa. Como había que adornar esas imágenes con algún texto, resulta que su responsable, Miguel Ángel Sacaluga (que además es miembro del Consejo de Administración de RTVE a propuesta del PSOE), dijo en la pieza que el jefe del Estado quiere promover una serie de pactos institucionales para salir de la crisis. De inmediato, todos los periódicos llevaron estas informaciones a sus páginas. Algunos ejemplos: El Mundo, El País, Público, eldiario.es, Infolibre.

Es posible que los datos e informaciones aportados por Sacaluga sean veraces. No obstante el reportaje busca relanzar la imagen del monarca en el momento más delicado del reinado, como ilustra el último CIS que le otorga una muy baja valoración ciudadana. ¿Por orden de Zarzuela? ¿O porque en TVE buscan hacerle la pelota al rey? El caso es que Zarzuela se desmarcó de las informaciones vertidas en el reportaje, aclarando que del programa en cuestión solo acudió un cámara y ningún redactor, y que el texto es responsabilidad exclusiva de TVE, no estando prevista iniciativa de pacto alguna. Y al final Sacaluga ha tenido que aclarar que la información está "contrastada" y que no se trata de un mensaje del monarca a través de la cadena pública. Total, el acto de propaganda ya está hecho. Tanto es así que las dos ediciones del Telediario del sábado llevaron los supuestas intenciones del rey como noticia principal.

Y este lunes se informa de que todas las ediciones de los Telediarios de TVE han cambiado de manos desde la llegada del nuevo equipo directivo, el pasado verano. Uno de los cambios ha sido doble, puesto que la responsable designada en principio para la dirección de la segunda edición fue relevada tras otro episodio polémico, cuando se trató como un hecho secundario la multitudinaria afluencia ciudadana a la manifestación con motivo de la última Diada en Cataluña, el 11 de septiembre. Ya no se trata de que los relevos delante y detrás de las cámaras se hayan traducido en una caída de la audiencia. La pérdida de calidad, rigor e imparcialidad informativas es lo más preocupante. Algo que también ha alcanzado a RNE (Radio Nacional de España) tras los cambios introducidos en su parrilla.

No hay comentarios: