domingo, octubre 23, 2011

Religión y política

Rubalcaba, dos frases sobre el cese de actividad de ETA:

“Nosotros fuimos a por los terroristas, no a por los independentistas”

“Les hemos quitado las armas, ahora les quitaremos los votos”

Sobre la primera frase: miente de forma flagrante. En estos años se ha encarcelado en el País Vasco a independentistas que nada tenían que ver con ETA. Un ejemplo claro, el del desaparecido periódico Egunkaria.

Señor Rubalcaba: ser independentista, por si solo, no es delito. Podrá gustarte más o menos, estar o no de acuerdo con sus planteamientos, pero no es delito.

Sobre la segunda: si de verdad cree que el PSE va a captar votos del independentismo abertzale, creo que lo tiene crudo. Como mucho se los puede coger a PNV y PP. El PSE está asociado al PSOE, esto es, a España.

A todo esto, ¿qué ha dicho la Iglesia Católica? ¿Qué mensaje dirige la Conferencia Episcopal Española a sus fieles, o a quienes quieran hacerles caso, de cara a las próximas elecciones?

Pues aparte de cargar contra la eutanasia, el aborto, el divorcio, la investigación con embriones y todo lo habitual, también han cargado contra los nacionalismos, para que los partidos que lo encarnan no sean votados el 20N: 'Los consejos electorales de los obispos concluyen con un reconocimiento de “la legitimidad moral de los nacionalismos o regionalismos que, por métodos pacíficos, desean una nueva configuración de la unidad del estado español”, pero remachan un principio general muy de su gusto: la necesidad de “tutelar el bien común de la nación española en su conjunto, evitando los riesgos de manipulación de la verdad histórica y de la opinión pública por causa de pretensiones separatistas o ideológicas de cualquier tipo”'.

Repetimos: ser nacionalista es legítimo y no un delito. Y por supuesto habrá nacionalistas que profesan la religión católica. Y homosexuales, contra cuyo matrimonio civil también carga la diatriba de la Conferencia Episcopal.

Los obispos también han opinado sobre el anuncio de ETA. Los prelados vascos han sido siempre una pieza clave en la cuestión terrorista. Seguramente han hecho muchas veces de interlocutores en la sombra. La Iglesia es muy respetada allí. ¿Se han dado cuenta de que ETA nunca ha atentado contra un miembro de la misma? Pues dicen que un grupo terrorista no puede ser representante político. Que yo sepa, ETA nunca ha sido representante político de nada.

Dice el portavoz eclesiástico, Martínez Camino, que “Nunca la Conferencia Episcopal ha hecho una valoración moral, y mucho menos política, de ningún texto de ETA. Y tampoco lo va a hacer ahora.” Ah, pero sí se creen con la potestad de hacer valoraciones y orientaciones acerca de todo lo demás, que son aspectos circunscritos a la vida privada de las personas. Genial.

Diferente es el criterio, ya digo, de quien sí ha ejercido la labor pastoral en el País Vasco. Así, el obispo emérito de San Sebastián, José María Setién, ha asegurado que la declaración de ETA "no deja abierta ninguna puerta para el regreso al uso de la fuerza armada" y ha calificado de buena noticia el anuncio.

La costumbre de los obispos de opinar de lo divino y de lo humano no va a desaparecer. Por de pronto, mi opción es sencilla: no hacer caso de nada de lo que me digan estos señores.

No hay comentarios: