jueves, mayo 05, 2011

La televisión autonómica catalana

Como dice mi profesor y codirector de máster, Teodoro León Gross, en un reciente artículo, se llama "televisiones públicas a los chiringuitos de las taifas autonómicas". Llámese Canal Sur, Canal Nou, Telemadrid, Euskal Telebista... Bien es cierto que la autonómica vasca buscó en la actual legislatura dar un giro a su línea editorial con el fichaje de Alberto Surio como su responsable. Según parece la autonómica gallega posee una calidad ínfima, no solo en sus informativos. No tengo muchos datos sobre ella, solo de un conocido residente en Santiago.

Los casos madrileño y valenciano son significativos por su sesgado tratamiento de las informaciones relacionadas con el llamado "caso Gürtel" y las demás tramas de corrupción vinculadas al Partido Popular, que gobierna en ambos territorios. Informaciones que en muchas ocasiones ni existen. Pero no se puede decir que las cadenas autonómicas vinculadas al PSOE se libren de la mancha. Sus informativos informan de los casos de ERE fraudulentos emitidos por la Junta... sin nombrarlos. Al menos eso nos dice este vídeo de La Sexta, justo al final. Por mucho que la presidenta del Parlamento de Andalucía, Mar Moreno, haya dicho que la RTVA "es probablemente la televisión más plural de España".

Con todo, lo peor de Canal Sur no son sus informativos, que los veo por obligaciones del máster, sino su programación habitual. Su 'target' es la población mayor de 55 años, las amas de casa y la tercera edad, eso que ahora llaman "los mayores", y eso se nota descaradamente en sus magacines, por ejemplo. Ni se vertebra el territorio (daría para una tesis, pero solo haré un pequeño trabajo para una asignatura) ni contribuye, ni de lejos, a elevar el nivel intelectual y cultural de la audiencia. La pescadilla que se muerde la cola: ¿es lo que la audiencia de la RTVA demanda o es lo que la RTVA ofrece? ¿De verdad no hay una demanda de una mayor calidad en su parrilla? ¿O sencillamente la franja de edad con más estudios "pasa" de ver Canal Sur, o directamente la televisión en su conjunto? Eso se lo tendría que preguntar a otro de mis profesores. Y además cuenta con una canal internacional, Andalucía Televisión, para los andaluces residentes en el extranjero. Y da pena que fuera de España se pueda trasladar una imagen tan negativa de la región. Muchas veces se han dado quejas de cómo las series de televisión nacionales caricaturizaban al andaluz: o había personajes de hombres vagos o los había de criadas del hogar. Pero resulta que es Canal Sur la que más contribuye al sostenimiento de los peores estereotipos sobre los andaluces.

Muy diferente es lo que ocurre con la televisión autonómica catalana. Informativos al margen, que también he visto alguno, la calidad de su programación es muy alta, el nivel intelectual de varios de sus espacios sí contribuye a elevar el de la población, o incluso el nivel de algunos espacios está por encima del de la población, con lo que por añadidura hace que se eleve este último. Esto lo digo según estadísticas de comparación entre las cadenas y comunidades catalana y andaluza vistas en clase. Y por si fuera poco, les respalda la audiencia.

Yo no tengo contratada ninguna oferta de televisión de pago, ni cuento con antena parabólica, de modo que como yo puedo ver la televisión autonómica catalana es a través de su servicio 'A la carta', disponible en su página web, y que incluye muchos directos. Como es lógico, no permite ver muchas series, películas y eventos deportivos, pero sí muchos otros programas. Básicamente estamos hablando de los espacios de producción propia (o coproducción con productoras externas) de la cadena. Recientemente, la directora de TV3, la periodista Mònica Terribas, en una entrevista, se mostraba implícitamente a favor de dicho modelo, así como de la vía de ingresos publicitaria, al afirmar que "si administras la publicidad con sentido común, no molesta y estableces complicidades con el tejido productivo e industrial del país" y que "un 35% de los recursos que se invierten en la televisión van a parar al sector privado, con productoras que nos ayudan y aportan talento, como Albert Om con El convidat, El Terrat con Divendres, o Minoria Absoluta con Polònia o Crackòvia; revertimos en el sector" (leer texto en catalán, publicado en el diario El Punt). Podría parecer que ha dicho una barbaridad, pero tiene toda la lógica: sostienen el tejido productivo, ya que cuentan con empresas de la misma región, y ello contribuye a mantener el empleo en el sector. Es una sinergia. A estas productoras privadas también les interesa que la CCMA funcione.

Diferente es, en mi opinión, el caso del magacín España Directo que emite TVE, a cargo de una productora externa (Mediapro), ya que no se cuenta con los profesionales propios de la casa, ni con las unidades móviles de los centros territoriales, lo que motivó ya varias protestas. Sin embargo estos profesionales sí sufrieron en sus carnes el ERE masivo previo al nuevo modelo de financiación del ente, ahora sin publicidad. El director general, Alberto Oliart, ha reconocido que el actual modelo de dicho espacio no se puede sostener con medios propios. No obstante buscan otro programa similar que lo sustituya, ya que el contrato que lo mantiene en el aire finaliza el próximo mes de junio.

Volviendo a TV3, ya sea con medios exclusivamente propios, o mediante acuerdos con productoras, uno solo puede decir que su modelo da envidia, y de la mala, si comparo su parrilla con la de Canal Sur. Tiene canales temáticos dedicados a los jóvenes, a los niños y al deporte, y su segunda cadena (el 33) es comparable a la 2 de TVE, y en algunos casos hasta la supera (no tienes que esperar hasta pasadas las doce de la noche para encontrar algunos programas interesantes, pongamos por caso). Ustedes me dirán: "Bueno, pero... ¿eso está todo en catalán, no?". Efectivamente. Hasta los subtítulos. Pero salvadas las dificultades iniciales, te das cuenta de que entiendes casi todo, y desde luego el contexto. Una de las cosas que aún me confunden, y que tengo que mirar, es cómo dicen la hora. Otra duda que les puede asaltar: "¿Y las informaciones deportivas? ¿No le prestan una atención excesiva al F.C. Barcelona?". Evidentemente, pero la ecuanimidad en materia de periodismo deportivo no es algo que alumbre a casi nadie en este país de conglomerados llamado España. Y además yo aquí no vengo a hablar de esa parcela.

A continuación les añado la relación de programas de TV3 y Canal 33 que veo actualmente o he visto hace poco, y una pequeña descripción:

En TV3.

- 30 Minuts: reportajes de actualidad, de elaboración propia o del extranjero, domingos a las 22:00 horas.

- Sense Ficció: similar al anterior, los miércoles a partir de las once de la noche, varía.

- Alguna pregunta més?: humor sobre la televisión, martes a las 22:00 horas. Tiene una edición Extra los domingos a las cinco de la tarde.

- Polònia: sátira política, humor, jueves a las 21:50.

- Crackovia: el modelo de Polònia aplicado al fútbol. Lunes, 22:00 horas. Eso sí, trago quina con los gags que se meten con el Madrid.

- Àgora: entrevista y debate. No lo había visto hasta este lunes. Empezaron hablando de la muerte de Bin Laden y el trabajo de su presentador, Xavier Bosch, y del corresponsal de TV3 en Washington, Antoni Bassas, fue en mi opinión muy completo, de modo que me gustó mucho esa parte. Luego hablaron de política relacionada con las futuras elecciones y la crisis de los ayuntamientos, y admito que esa parte ya no la vi.

En Canal 33.

- quèquicom: divulgación científica. He visto partes de dos ediciones (sobre el funcionamiento de las energías nuclear y solar), y aunque no tengo ni idea de ciencia, se explican muy bien y es entretenido. Miércoles sobre las 21:50.

- Singulars: entrevistas. Destaca por invitar a personas y hablar de temas comprometidos que no tienen eco, que yo haya visto, en las demás televisiones. Lunes a las 22:40.

- Generació Digital. El último de todos, estrenado este mismo miércoles después del citado quéquicom, sobre las 22:20 horas. Versión televisiva de un espacio que lleva nueve años emitiéndose las tardes de los sábados, de 16 a 18 horas, en Catalunya Ràdio. Programa, el de radio, que empecé a escuchar porque una muy buena amiga trabaja en él y que ahora escucho siempre. El de televisión ha estado entretenido y se me ha hecho corto. Por resumir, habla de cultura digital: videojuegos, tecnología, empresas, emprendedores y más.

Otros programas que he visto de forma ocasional o bien fragmentos han sido El convidat, El paisatge favorit de Catalunya, Caçadors de bolets, Els Matins, Km33, El Club, Els 25, La nit al dia, Silenci?, Boqueria 357, Transfer, Tvist y Temps de neu. De Generació D y Efecte Mirall nos pusieron unos fragmentos en clase de máster este año.

Como muchas veces puedo encontrar que hablan de personajes, hechos y situaciones propios o exclusivos de Cataluña, me invadía al inicio de ver estos programas una sensación algo extraña, pero la fuerza de la costumbre me la ha quitado casi por completo. Eso, el hecho de entender ya la mayor parte de lo que se dice y también, supongo, que haya viajado a Barcelona dos veces en menos de un año, el pasado agosto y ahora a finales de abril. Y tras ver tanto estos programas (intentaré ver alguno más) como algunos de sus informativos, considero que en el caso de la televisión catalana no se puede hablar de "chiringuito de taifa autonómica", ya que su existencia es necesaria, se justifica por razones de lengua, cultura y economía, entre otras, y sí cumple con las expectativas que han de demandarse de una televisión pública. Conste que hasta la ficción es de calidad, con series como Polseres vermelles (Pulseras rojas).

1 comentario:

weilah dijo...

y de donde dices que eres? Gran artículo, sorprendente!