jueves, junio 10, 2010

Un país en decadencia

O decadente o en descomposición, como prefieran. Un presidente del Gobierno y un líder de la oposición de los que una gran mayoría de españoles encuestados querrían que no se volvieran a presentar a las elecciones, con credibilidad nula incluso entre muchos de sus propios votantes y simpatizantes. Un Consejo de Ministros con dos o tres protagonistas mediáticos, muy activos y lenguaraces, alguno sin carrera universitaria, y la mayoría abrumadora de los demás ministros, o habiendo demostrado su incapacidad o absolutamente desaparecidos. Algunos que ya se sabía desde su nombramiento lo inútiles que iban a ser y otros que se pensaba (yo por lo menos) que iban a hacerlo medio bien y resulta que toman decisiones absolutamente injustas y que perjudican a los más desfavorecidos. Una primera fuerza de la oposición destructiva y nada constructiva dedicada a tapar sus propios escándalos. Unos sindicatos anquilosados, atrapados en el pasado, y absolutamente sobrepasados por la situación, que van de fracaso en fracaso hasta la derrota final. Un presidente de los empresarios que lleva a sus empresas a la ruina y a sus trabajadores al paro y al que Gobierno y sindicatos han seguido considerando interlocutor válido. Una justicia lenta e injusta. Un poder judicial que emana del Franquismo y que hunde a un juez que estaba tratando de desemborronar nuestro pasado reciente. Un Tribunal Constitucional que tiene al Estatuto de una comunidad autónoma clave durmiendo el sueño de los justos desde hace cuatro años. Pero no pasa nada, en cuanto empiece el Mundial de fútbol el Gobierno espera que entremos en un momentáneo letargo y los "curritos" nos olvidemos de todo por un rato. Que el PSOE haya tenido que darse respiración asistida en un acto por sus cien años de parlamentarismo resucitando a Felipe González... Dicho lo cual, todos, PSOE, PP, CGPJ, TS, TC, UGT, CCOO y CEOE, se tendrían que ir a su casa y no volver.

1 comentario:

John Constantine dijo...

Spain is different. Bueno, no tanto. Cada dia que pasa este país me recuerda más a la imagen que desde aquí nos quieren dar de Italia.